Las condiciones laborales de profesores que se extienden al día de hoy

Las condiciones laborales de profesores
Dar clases en las universidades siempre ha sido un gran honor, pero las condiciones laborales de profesores sufrieron un deterioro.

Las condiciones laborales de profesores que se extienden al día de hoy

 

Dar clases en las universidades siempre ha sido un gran honor, pero las condiciones laborales de profesores sufrieron un deterioro.

 

Las condiciones laborales de profesores que se extienden al día de hoy

 

Años atrás, dar clases en las universidades era (y es) un gran honor, y muy bien remunerado dependiendo del nivel de conocimientos. Sin embargo, esto cambió después de la crisis económica del año 2008, generando entre otras cosas, inestabilidad.

La situación se tornó para los trabajadores un proceso complejo que afectó tanto al sector público como el privado. Por ende, las condiciones laborales de profesores sufrieron un deterioro.

De ahí que, los contratos transitorios de baja remuneración aumentaran en este sector. Y este escenario se puede evidenciar en las universidades, academias o colegios.

 

Contratos temporales

 

Aquí figura el profesorado asociado, algo que acabó siendo una solución de bajo costo. La misma está establecida en la Ley Orgánica de Reforma Universitaria de 1983, en el artículo 33.3.

Se trata de contratar personal docente de forma temporal para dar clases por un periodo parcial y recibiendo poco sueldo.

La idea inicial era que los profesionales aportaran sus prácticas en la universidad y realizaran otra labor. Además, se debía ejercer poco para ganar poco, ya que se supone que no es el trabajo vital sino un empleo extra.

En consecuencia, las cosas se tomaron otra dirección y las condiciones laborales de profesores han resultado vulneradas e inestables.

 

Condiciones laborales de profesores abusivas

 

Portales examinados en las universidades públicas, muestran que el salario aproximado de un profesor asociado es de 300 a 800 euros mensuales.

Esto significa, que su paga es una quinta parte de lo que cobra un docente titular estable. Y, por si fuera poco, las horas cumplidas son altas.

Además, las tareas de las que se encarga exceden las horas retribuidas y las responsabilidades son de mayor peso.

No obstante, la precariedad de las condiciones laborales de profesores no se limita solo a ello. Pues tampoco tienen probabilidades de promoción, ni la capacidad para tomar decisiones sobre las asignaturas.

Por otro lado, los contratados de colegios privados figuran como falsos autónomos. Esto es porque transmiten la docencia bajo la dirección del titular del centro, pero sin el amparo de la ley de trabajadores.

Por esta razón, el contrato temporal favorece a los centros, aparte de que es muy conveniente en un sentido económico. También se acudió al profesor asociado para ocupar los espacios de jubilados y funcionarios.

De esta manera, las plazas de profesor asociado pasan a cubrir las necesidades de las universidades. Además, el artículo 33.3 les favorece, puesto que estipula que se puede contratar de forma permanente.

 

La brutal realidad

 

La catedrática Inmaculada Vivas de la Universidad de Sevilla, señaló la existencia de pocas becas para hacer un doctorado en la misma.

Y, advierte a sus estudiantes que quienes la consigan, quizás no puedan seguir en la universidad. En el caso de que lo hagan, podrían estar sujeto a estos contratos temporales.

Además, afirma que les informa de la realidad a aquellos que quieran entrar al mundo académico.

Al mismo tiempo, les participa que no les puede garantizar un futuro profesional en la universidad.

Para concluir, las condiciones laborales de profesores se han agravado con mayor precisión los años consecutivos al 2008. Y, a pesar de que se hace necesario hacer ajustes, el abuso de la figura del profesorado asociado, se sigue apreciando todavía.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario