Motivos por los que no has sido contratado trabajo en colegios privados

Encontrar trabajo

Motivos por los que no has sido contratado trabajo en colegios privados

 

6 motivos por los que podrías no haber sido contratado para un trabajo en colegios privados

 

Cuando buscas trabajo en colegios privados y no consigues

 

Hay un dicho que reza más o menos así: “el que busca encuentra”. Muchos creen en ello y sienten que esta simple acción de búsqueda los posiciona en un lugar en el que el universo, o vaya uno a saber qué fuerza superior, debe concederles aquello que buscan.

Pero al buscar trabajo en colegios privados y concertados, podrás haberte dado cuenta que las cosas no siempre funcionan así. Y que el universo, en ocasiones, no obra de maneras misteriosas, ni maravillosas y que en realidad, a veces llegas en el momento inoportuno al lugar no indicado.

 

El momento inoportuno para buscar trabajo en colegios concertados

 

¿Cuál sería el momento inoportuno para buscar trabajo en colegios concertados? Cualquier momento en el nadie requiera de tus servicios por ejemplo, o cuando una institución esté atravesando por un mal momento financiero. Pero claro, ¿cómo tienes forma de saber en qué situación financiera se encuentra una determinada institución? En realidad, es complejo el asunto y no es tan sencillo descifrarlo. Pero esta es una prueba de que hay muchos aspectos del proceso de selección de personal que tú no controlas y, por tanto, no siempre el hecho de que no te contraten implica que tú estés haciendo algo mal.

 

6 razones por las que podrías no haber obtenido trabajo en colegios privados

 

1-Otro candidato más fuerte.

 

Al buscar trabajo en colegios privados o en cualquier tipo de empresa en la que un reclutador se ocupa de revisar el CV y elegir el candidato idóneo, los aspirantes creen que son los adecuados para el puesto, pero no todos lo son a los ojos del reclutador. No necesariamente tú tienes que tener algo malo. A veces, se busca un determinado perfil y hay un candidato más fuerte porque está más relacionado con ese perfil.

 

2-Se ha suprimido el puesto.

 

Supongamos que estás postulando para un colegio porque te enteraste que hace algunas semanas requerían un docente. Pero imagina ahora que se ha suprimido el puesto, es decir, que no se llegó a un acuerdo dentro de la propia institución y no se cubrirá dicha vacante.

 

3-No se aprobó el presupuesto para el puesto.

 

Y si al ejemplo anterior le agregamos que la razón por la que el puesto se suprimió no es otra que la no aprobación del presupuesto para dicha vacante. Ahí tienes otro motivo por el que no te contrataron.

 

4-El puesto fue ocupado por un empleado de la institución.

 

Lo que se dice comúnmente en estos casos es que se ha cubierto la vacante internamente. Es decir, que en lugar de contratar nuevo personal, se movió de alguna posición a otra persona que ya trabajaba en la institución.

 

5-Fuiste el primer entrevistado.

 

Dentro de procesos de selección muy grandes, en los que se deben atravesar distintas instancias y se presentan muchísimos candidatos, ser de los primeros entrevistados puede ser contraproducente. Pues puedes ser olvidado fácilmente por el reclutador.

 

6-El reclutador está sobrepasado de tareas.

 

Puede que una institución requiera nuevo personal, pero que el personal encargado de gestionar los recursos humanos no tenga el tiempo suficiente para lanzar un proceso de selección y hacerle frente. Y, en el caso en que lo dé a conocer para que se presente los candidatos, puede que ante la sobrecarga de trabajo se retrase las etapas de revisión de CVs y de entrevistas. Y pasen varios meses antes de que se entreviste a un aspirante y, mucho más aún,  se contrate.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario