unidades didácticas Tag

El artículo de hoy va dedicado a todos aquellos que se dedican a trabajar en hospitales pertenecientes al Instituto Catalán de la Salud (ICS). Pero no para cualquiera, sino para quienes están cerca de la jubilación, a todos ellos les decimos que la Generalitat de Cataluña tiene pensado implementar la jubilación forzosa de los que se encargan de trabajar de médicos en hospitales públicos y centros ambulatorios, a la edad de 65 años.

Esto es una medida de carácter general, aunque en ella también están contempladas excepciones concretas, lo cierto es que la ley establecerá la edad máxima de 65 años para ejercer la profesión de médico en hospitales públicos de Cataluña.

Desde el ICS, el Director de Recursos Humanos, Xavier Saballs asegura que esta medida se debe a que en la actualidad no se registran especialidades deficitarias de personal, como sí ha sucedido en otras épocas y por ello se piensa implementar esta jubilación forzosa a los 65 años de edad.

De todas maneras, aquellos que ya estén llegando a esa edad y teman no poder seguir ejerciendo su empleo en hospitales, deben saber que esta medida contempla el hecho de la prolongación de la actividad hasta los 70 años, claro que para acceder a esta clase de excepción, los interesados deberán realizar la petición correspondiente, con seis meses de antelación a que se cumpla su plazo en la actividad.

También se tendrá en cuenta en el caso de que existan necesidades de asistencia sanitaria específica,  en esa situación se podrá prorrogar el plazo jubilatorio.

Este nuevo acuerdo o plan que modificará el proceso de jubilación de aquellos que se dedican a trabajar en la sanidad pública de Cataluña, ha sido aprobado por el ICS esta misma semana y será incluido en la ley de presupuesto presentada por el Govern.

Como van las cosas, si estás cercano a los 65 años y te desempeñas en un trabajo en la sanidad de la región, deberías ir planeando qué harás de tu vida, porque la jubilación forzosa a esa edad es casi un hecho.

Elementos de las Unidades Didácticas

Por Unidad didáctica se puede entender un proyecto de trabajo, un taller, la programación de las rutinas, el seguimiento del tiempo atmosférico, la programación de la lectura recreativa, una salida, etc. siempre que supongan una planificación por parte del docente de un proceso de enseñanza y aprendizaje. Las unidades didácticas se configuran en torno a una serie de elementos que las definen. Dichos elementos deberían contemplar los siguientes aspectos: descripción, objetivos didácticos, contenidos, actividades, recursos materiales, organización del espacio y el tiempo, evaluación. Establecer estos aspectos con el grado de elaboración que cada equipo juzgue necesario, es muy útil para el centro porque supone la confección de una especie de «banco de datos» que favorecerá sin duda la tarea de otros compañeros e impedirá la sensación, que con frecuencia se produce, de encontrarse siempre en el punto cero. Esta tarea rentabiliza los esfuerzos, incluso a corto y medio plazo. Por ello la Unidad didáctica supone una unidad de trabajo articulado y completo en la que se deben precisar los objetivos y contenidos, las actividades de enseñanza y aprendizaje y evaluación, los recursos materiales y la organización del espacio y el tiempo, así como todas aquellas decisiones encaminadas a ofrecer una más adecuada atención a la diversidad del alumnado. En esta amplia definición se pueden incluir organizaciones de contenidos de muy diversa naturaleza que, aun precisando todos de una planificación que contemple los elementos que aquí se han citado se alejan, en ocasiones, de la configuración de unidades didácticas que habitualmente se ha manejado.

Definiciones de Unidad Didáctica

«La Unidad Didáctica o unidad de programación será la intervención de todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje con una coherencia metodológica interna y por un período de tiempo determinado» (Antúnez y otros, 1992, 104). «La unidad didáctica es la interrelación de todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje con una coherencia interna metodológica y por un periodo de tiempo determinado» (Ibañez, 1992, 13). «Unidad de programación y actuación docente configurada por un conjunto de actividades que se desarrollan en un tiempo determinado, para la consecución de unos objetivos didácticos. Una unidad didáctica da respuesta a todas las cuestiones curriculares al qué enseñar (objetivos y contenidos), cuándo enseñar (secuencia ordenada de actividades y contenidos), cómo enseñar (actividades, organización del espacio y del tiempo, materiales y recursos didácticos) y a la evaluación (criterios e instrumentos para la evaluación), todo ello en un tiempo claramente delimitados (MEC, 1992, 87 o 91 –en Cajas Rojas de Infantil o Primaria respectivamente-). «La unidad didáctica es una forma de planificar el proceso de enseñanza-aprendizaje alrededor de un elemento de contenido que se convierte en eje integrador del proceso, aportándole consistencia y significatividad. Esta forma de organizar conocimientos y experiencias debe considerar la diversidad de elementos que contextualizan el proceso (nivel de desarrollo del alumno, medio sociocultural y familiar, Proyecto Curricular, recursos disponibles) para regular la práctica de los contenidos, seleccionar los objetivos básicos que pretende conseguir, las pautas metodológicas con las que trabajará, las experiencias de enseñanza-aprendizaje necesarios para perfeccionar dicho proceso» (Escamilla, 1993, 39). Resumiendo, definimos la Unidad Didáctica como una unidad de trabajo de duración variable, que organiza un conjunto de actividades de enseñanza y aprendizaje y que responde, en su máximo nivel de concreción, a todos los elementos del currículo: qué, cómo y cuándo enseñar y evaluar.