El valor de la carta de presentación

El valor de la carta de presentación

Son muchos los recursos que desde aquí hemos presentado para quienes buscan empleo en sanidad, tanto en puestos de empleo público, como de orden privado. En el post de hoy debemos hablar de uno más, uno del que hasta el momento no habíamos hecho referencia, y precisamente, se trata de uno de los más imprescindibles, cuando de buscar trabajo en centros de salud privados se trata, hablamos de la carta de presentación.

Este recurso es de incalculable valor, puesto que en la carta de presentación no hay reglas establecidas, y muchas veces, vemos cartas redactadas de manera rigurosa o tradicional, mientras que en otras ocasiones el estilo es mucho más creativo e informal.

La carta de presentación debería ajustarse al tipo de empleo en el que será presentada. Si hablamos concretamente de un trabajo en la sanidad privada, entonces, el estilo debería ser más bien formal, lo que no tiene porqué restarle personalidad o atractivo a la misma.

Lo importante de la carta de presentación es que en ella se pueden incluir datos que en un curriculum no cabrían, por ejemplo, habilidades que el profesional ha adquirido con la experiencia en cada empleo que ha tenido, o aptitudes útiles que ha aprendido a desarrollar y fortalecer con el paso del tiempo, sólo por mencionar algunos ejemplos.

Creemos que la carta de presentación ha sido dejada a un lado por los profesionales que desean acceder a un puesto de trabajo en la sanidad privada, siendo que en realidad, este es un complemento al CV, lo que quiere decir que se puede adaptar a este y además, aportarle más valor al ofrecer información complementaria.

Una carta de presentación elaborada de manera adecuada al empleo al que el profesional se está postulando, es el principal objetivo, a esto agregaremos originalidad, creatividad, elocuencia y personalidad, todo lo que hará que este recurso convierta en éxito la candidatura a cualquier tipo de empleo.

No hay comentarios

Publicar un comentario