trabajo en enseñanza Tag

En julio los sustitutos de la enseñanza catalana no cobrarán su nómina

Otra vez debemos dar malas noticias a quienes se dedican a trabajar en escuelas, precisamente, de la comunidad autónoma catalana, porque es allí donde aquellos que hoy tienen empleo de profesor o maestro sustituto, sufrirán una perdida considerable en las nóminas. Lo que sucede es que la Conselleria de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña dejará de pagar la nómina del mes de julio a 1.400 profesores sustitutos, dado que estos no tendrán contrato durante ese mes, lo que obviamente los dejará sin cobrar su salario. Ha sido Irene Rigau, consejera de enseñanza de Cataluña, quien se encargó de dar a conocer estas malas nuevas para aquellos que hoy tienen empleo en la enseñanza en calidad de sustitutos. Esta no es la única información que hemos conocido de boca de la consejera en estos últimos días. Porque este cese en el contrato de 1.400 sustitutos tiene una razón de ser, básicamente, el mes de julio se caracteriza por no tener horas lectivas, es decir, horas de clase con alumnos, es por ello que se cree que la tarea de los sustitutos no es necesaria durante ese lapso, con lo cual, pese a que antes se remuneraban de igual forma estas cuatro semanas, ahora se ha optado por no brindar contrato y con ello, no abonar la nómina correspondiente. Otro dato que se desprende de esta noticia, está relacionado al ahorro que implicará para la consejería esta medida, dado que se estima que se lograrán ahorrar unos 7 millones de euros, gracias a no abonar el salario a  1.400 personas que hoy tienen empleo de maestro y profesor en calidad de sustitutos en dicha comunidad autónoma. De todas maneras, se prevé que este ahorro estará destinado a poder hacerle frente a las sustituciones que sean necesarias durante el próximo curso, además se contrarrestar, de alguna manera, el recorte de horas de sustitutos que ha decretado el Ministerio de Educación.

En Valencia se apuesta por la exigencia de nivel de inglés en las oposiciones docentes

Interesantes novedades para quienes tengan pensado obtener un empleo en la enseñanza de una determinada comunidad autónoma, en Valencia precisamente. Sucede que la Generalitat Valenciana se ha encargado de comunicarse con el Ministerio de educación, aquel que preside el tan poco querido ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. El objetivo de esa comunicación ha sido solicitar un cambio en la ley de oposiciones docentes. Este cambio, seguramente, no tendrá el consenso de quienes desean obtener un empleo de maestro o profesor en la enseñanza pública, principalmente, teniendo en cuenta, todas las irregularidades que se han generado con respecto a las oposiciones docentes, ya sea por los cambios de temarios o por el ordenamiento de  las bolsas, si ahora se llegase a aplicar esta modificación, estaríamos en presencia de otro malestar en quienes intentan acceder a un trabajo de profesor en colegios. El pedido ha sido concreto al respecto, la administración  ha solicitado al Ministerio de Educación que cambie la ley para que las personas que se presenten a las oposiciones docentes, deban acreditar el nivel de inglés B2 del Marco Común Europeo de Referencia, esto claro, sumado a todos los otros requisitos que se les exige, pero, todo sea por la educación de nuestros hijos ¿verdad? Rafael Carbonell, el consejero de educación de Valencia, ha sido quien ha señalado que estas medidas se relacionan al decreto de enseñanza plurilingüe que ha  impulsado el Gobierno valenciano y que se va a implementar en breve. Dado que desde Valencia se aboga por implementar con mayor énfasis la enseñanza de inglés en las aulas, se prevé que a partir del curso 2013-2014 sea necesario que quienes se dediquen al trabajo de profesor dispongan de un nivel B2 de ese idioma. No sabemos en qué terminará todo este asunto, pero ya quedan advertidos, ¡a aprender ingles se ha dicho!

El próximo curso escolar de Cataluña contará con 770 interinos menos

Volvemos a dar malas noticias a aquellos que se dedican a trabajar en la enseñanza, esta vez para quienes se encuentren en la región de Cataluña, porque precisamente, desde la Consejería de Enseñanza de dicha comunidad se ha dado a conocer el número final de fuentes de empleo en colegios que se perderán. Serán efectivamente 770 interinos menos, el saldo que dejarán las distintas medidas de recortes que se implementarán en el sistema educativo de Cataluña. Fue la mismísima Irene Rigau, consejera de enseñanza de la Generalitat de Cataluña, quien dio a conocer esta información. Rigau ha admitido que durante el próximo curso escolar, se perderán 770 plazas de interinos, que pasarán a ser sustitutos, son 270 plazas más, dado que en un principio se creyó que el número final sería de 500. Estos profesores que tenían un contrato garantizado para todo el curso como interinos, en el próximo ciclo pasarán al régimen de sustituciones, quedando a la espera de nuevas oportunidades de empleo en escuelas de la región. Es de esta forma, que la Generalitat de Cataluña admite por vez primera que el próximo curso escolar contará con menos profesores que el actual. Lo que implica que habrá menos personas que se dedican al trabajo de maestro en la comunidad, pese a que se incrementará el número de alumnos en el sistema. Para ser concretos en referencia a los números establecidos, debemos decir que gracias al aumento del horario lectivo y otros recortes impulsados desde el gobierno central, y aceptados por el de Cataluña, se prevé un ahorro de 2.231 profesores. Por supuesto que la conclusión final en todo este asunto es que se perderán más fuentes de empleo en la enseñanza, más quizás de las que se creía, al tiempo que se verán disminuidas las posibilidades de acceder a un nuevo puesto de trabajo en escuelas. Todo ello, para los maestros catalanes se entiende como crisis, simplemente eso.

Wert se mantiene firme en la implementación de las reformas en enseñanza

Con este título, podemos entender que aunque le pese a quienes tienen trabajo en la enseñanza, y a toda la comunidad educativa, los recortes se llevarán a cabo, lo que sigue haciendo mella en la popularidad del gobierno español actual. El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha manifestado que las reformas en la enseñanza pública de España seguirán su curso, pese a que estas no sean aceptadas o a que hagan mella en la imagen de él mismo. A Wert hoy se lo tacha como el ministro de los recortes, y en efecto, quién puede negar que así sea. Quienes siguen de cerca lo que sucede con la cartera de educación, saben que desde el cambio de gobierno, se ha apelado a una serie de medias de recortes, agravándose el panorama  entre marzo y abril pasado, cuando se anunció que se ahorrarían 3.000 millones de euros en el presupuesto del sistema público de enseñanza. Pese a que Wert mantuvo encuentros con los representantes de quienes se dedican a trabajar en escuelas, y que en esas reuniones los sindicatos hayan demostrado su negativa ante las medidas de reforma anunciadas. Desde el Ministerio educativo se continuó con el proceso, aun sabiendo todo lo que vendría después, huelgas, movilizaciones en toda España y hasta pérdidas de días lectivos a causa de esta situación. Aunque Wert entiende que este reclamo de aquellos que hoy tienen empleo en enseñanza, o que desean acceder a él, es legitimo, lo cierto es que su respuesta ha sido contundente: “nada va a variar el rumbo que este Gobierno tiene que tomar, al margen del impacto electoral y de la popularidad del propio ministro. No pensamos en las siguientes elecciones sino en la siguiente generación”, sentenció el ministro. Parece entonces, que las medidas de recorte han sido establecidas desde hace tiempo en el seno del poder político, sin importar quién pudiera oponerse, o cómo se verían afectados los protagonistas del sector, es decir, maestros, profesores y alumnos.

Docentes concertados también reclaman por los recortes

Al parecer a nadie le ha resultado indiferente la larga lista de recortes que el Gobierno de Mariano Rajoy ha impuesto, pues, cuando todos creemos que sólo quienes trabajan en sectores públicos se ven afectados, lo cierto es que no,  y hoy son los que tienen trabajo en la enseñanza concertada los que nos demuestran que cuando hablamos de crisis en España, hablamos para todos. Los sindicatos FSIE, USO, UGT y CCOO de la enseñanza concertada, se encargaron de enfatizar su rechazo a la larga lista de reformas y recortes que ha impulsado el Gobierno central, y manifiestan su descontento por la falta de dialogo que desde el Ministerio de Educación, a cargo de José Ignacio  Wert, siempre han mantenido. Aquellos que se dedican a trabajar en colegios concertados afirman que el sector está siendo seriamente perjudicado como consecuencia de todos los recortes impulsados desde el gobierno de Rajoy  y aplicados en cada comunidad autónoma. Básicamente, la preocupación obedece a cuestiones específicas que tienen que ver con la reducción de los salarios de aquellos que hoy tienen trabajo de maestros, también al retraso en el pago de los gastos de funcionamiento de los centros o al tema de las sustituciones, las cuales no se están cubriendo con la rapidez necesaria, y esto afecta directamente a la calidad de la enseñanza. La denuncia más grave y especifica fue atribuida al hecho de que el Gobierno central  está reduciendo la inversión, empeorando las condiciones laborales de docentes y no docentes, adoptando medidas que repercutirán negativamente en la calidad del sistema, incrementando el daño sobre un sector bastante deteriorado. Por todo ello es que los sindicatos concertados están barajando la posibilidad de convocar a una gran movilización al comienzo del curso escolar, básicamente, en contra de los recortes que afectan a aquellos que se dedican a trabajar en colegios concertados y a la enseñanza toda.

Esperanza Aguirre genera polémica con sus declaraciones sobre profesores

Aquellos que se dedican a gobernar en tiempos de crisis deberían tener cuidado con lo que dicen, porque podrían herir susceptibilidades y despertar aún más rencor y resentimiento en sus gobernados, por ello es que lo de Esperanza Aguirre no se entiende. Luego de la huelga general que aquellos que se dedican al empleo de maestros y todos los miembros de la comunidad educativa emprendieron ayer martes, por supuesto que hubo repercusiones al respecto, el dilema típico del acatamiento de la medida de protesta, recordemos que la tendencia es que las administraciones de las comunidades autónomas siempre minimizan el número, mientras que los protagonistas de la huelga lo maximizan. El caso es que esta vez la protesta acaparó la atención, siendo una de las mayores huelgas que se llevaron a cabo en España en los últimos años. En el marco de todo este acontecimiento, que por cierto, no es poca cosa, a la presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se le ocurrió dar unas declaraciones un tanto confusas y hasta ofensivas a aquellos que hoy tienen empleo en la enseñanza en calidad de profesores y maestros. Básicamente, la dirigente del PP se refirió a la nueva norma que ahora impera en las escuelas públicas de Madrid, esto de que los profesores podrán ser reemplazados o sustituidos debido a una enfermedad, siempre por parte de sus propios compañeros. Esta medida ya había generado polémica ni bien se dio a conocer, pero ahora, parece que Aguirre ha querido reavivar el malestar, dado que ha brindado unos titulares bastante ofensivos. Sobre el tema Esperanza aseguró: “los compañeros, muy probablemente sabiendo que otro compañero les tiene que suplir, que no se va a contratar a uno nuevo por una baja de tres días, tendrán buen cuidado de no excederse o no abusar de esta situación de baja”. También polemizó acerca de la queja de aquellos que tienen trabajo de profesor en la región, acerca de la cantidad de horas de trabajo, recordemos que ahora no serán 18, sino 20 las horas de clase, lo que también supone menos contrataciones, lo que en efecto se traduce en la no generación de empleo en la enseñanza pública.