Sanidad pública Tag

Mejores salarios para los sanitarios por su desempeño ¿es una posibilidad?

Este es un tema que ha traído debate hace algún tiempo y en ese entonces, hicimos referencia a él, pero al parecer, hay nuevas intenciones de ponerlo en el tapete, y la atribución de esta acción le corresponde al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty. Lasquetty ha sido quien ha vuelto a  hablar de la importancia de reconocer el desempeño de los profesionales de sanidad que se esfuerzan por hacer bien su trabajo, y en función de ello, estos deberían cobrar salarios más elevados o al menos, ver reconocido su accionar al cobrar el pago del mes. El consejero de Sanidad de Madrid, ha comentado que el actual modelo de personal basado en funcionarios vitalicios, quienes cobran el mismo salario independientemente de si hacen mejor o peor su trabajo, sólo genera ineficiencia en el sistema de salud de España en general y de Madrid en particular. Aquí no se trataría de castigar a quienes se dedican a trabajar de médicos en hospitales o al resto de sanitarios, de lo que en realidad está hablando Lasquetty, es de la importancia que puede cobrar el hecho de ofrecer un mejor salario a los funcionarios de salud por su rendimiento de excelencia. El consejero asegura además, que el actual sistema de personal puede resultar muy costoso para los ciudadanos y verdaderamente desmotivador para los profesionales del sector. El salario de los funcionarios en sanidad de acuerdo a su rendimiento es un debate que no tiene una salida sencilla, porque habría que pensar en las medidas que se adoptarían para medir el desempeño de cada trabajador, al tiempo que los reconocimientos a quienes hagan muy bien su trabajo de enfermero en hospitales por ejemplo o de médico u otras especialidades,  deberían ser correctamente adjudicados en tiempo y forma. Por ello decimos que este es un debate prácticamente eterno, en tanto el sistema siga funcionando con las irregularidades que hoy funciona: trabajadores que no cobran la totalidad de sus salarios, que trabajan el doble por falta de sustituciones, que ven cómo mes a mes sus sueldos descienden, que pierden beneficios antes adquiridos legalmente, entre otras situaciones.

Oposiciones en la sanidad de Andalucía para 569 plazas de acceso libre

Estas sí que son grandes noticias, no sólo porque se trata de una oferta de empleo público, sino además, porque se da en el ámbito sanitario y en una comunidad autónoma que no realizaba una convocatoria de este tipo en más de 6 años. Hablamos concretamente de la convocatoria de oposiciones en sanidad que se ha anunciado en Andalucía. Esta noticia se dio a conocer hace algunas horas en la Mesa Sectorial de sanidad, en la cual  estuvieron presentes representantes de los principales sindicatos como Satse, UGT y CSIF. Entre estos las opiniones fueron diversas ya que algunos tomaron de buena manera la oferta de empleo en la sanidad pública brindada por el Servicio Andaluz de Salud y otros, la catalogaron como insuficiente. 569 plazas de acceso libre en Andalucía La convocatoria de oposiciones en sanidad en Andalucía ha tomado a algunos por sorpresa, no porque no fuera lo que debía ser, es decir, desde hace tiempo los sindicatos reclamaban ofertas de empleo en centros de salud públicos de la comunidad, pero no se esperaba que durante este 2013 ocurriera. En total, se han convocado 569 plazas de acceso libre y también habrá otras de promoción interna, con lo cual, el número de plazas ofrecidas aumentaría. Desde el Servicios Andaluz de Salud, han asegurado que esta actual oferta de empleo público en la sanidad de la comunidad, obedece al 10 por ciento permitido desde el Gobierno central y que se trata de un gran esfuerzo de parte del ejecutivo, en pos de la calidad asistencial. La opinión de los sindicatos sobre las oposiciones en sanidad en Andalucía Corría el año 2007 cuando Andalucía convocaba un total de 13.000 plazas en sus oposiciones en sanidad de la época, hoy, 6 años más tarde, son 569 las plazas ofertadas por el SAS, un número que está supeditado en parte a la ley de Presupuestos Generales del Estado, que indica sólo un 10 por ciento de reposición de los trabajadores públicos. Los sindicatos, frente a la actual convocatoria de 569 plazas, han expresado su opinión. Desde Satse afirman que el número es insuficiente y que se podrían haber convocado al menos 900 plazas; En CSIF aseguran que las plazas convocadas permiten ampliar la plantilla de profesionales que se dedican a trabajar en sanidad sólo en un 0,63 por ciento, con lo que sólo se estaría recuperando un 8 por ciento de los 7.027 puestos de trabajo perdidos durante el 2012. Por último, desde UGT se expresaron positivamente sobre estas oposiciones, comentando además que valoran desde dicha organización el compromiso del SAS de renovar los contratos eventuales hasta el final del año.

Denuncian jubilación forzosa para 200 médicos en lo que va del año en Aragón

Desde que en España se instauró, de algún modo, la jubilación forzosa para quienes se dedican al trabajo de médico en el país, fue mucho lo que sucedió con respecto a este tema. En algunas comunidades, por ejemplo, ha intervenido el Tribunal Superior de Justicia, como forma de respaldo para los facultativos que todavía no quieren abandonar sus funciones, por el sólo hecho de haber llegado a los 65 años de edad o simplemente estar cerca de este número. Recordemos que la ley que regula la jubilación forzosa para los médicos españoles, contempla la posibilidad de prorrogar el tiempo activo del profesional y en muchas comunidades esto no se está aplicando. Al parecer, este sería el caso de Aragón, donde en lo que va del año, el número de jubilaciones forzosas no ha parado de crecer entre los facultativos. Celso Mostacero, de la Plataforma de Médicos Indignados de Aragón (MIA), y Leandro Catalán, presidente del sindicato de facultativos de Atención Primaria (Fasamet), son quienes se han encargado de informar que a partir de hoy, unos 150 médicos se sumarán al largo listado de profesionales que se dedicaban a trabajar en sanidad y ya no lo hacen, dado que sufrirán en carne propia la jubilación forzosa, puesto que el ejecutivo de la región no ha admitido ninguna petición de prórroga para estos facultativos. Con  estos 150 médicos, se estima que al finalizar el año el número de profesionales de medicina que habrán tenido que enfrentar la jubilación forzosa superará los 200. La denuncia que han realizado desde MIA y Fasamet sobre las jubilaciones forzosas entre médicos en Aragón, obedece a que el departamento de Sanidad de la comunidad les había dicho que serían 88 los médicos a jubilarse y que de ese total, se estudiaría caso por caso, cada resolución que fuera presentada contra la jubilación forzosa, algo que al parecer no se ha cumplido y que por el contrario, se ha resuelto de manera arbitraria. Según se ha comentado desde MIA, lo del ejecutivo de Aragón no es un plan de recursos humanos, sino un ERE para jubilar a los médicos mayores de 65 años, sin que se tenga en cuenta su valía, experiencia o las labores que desarrolla actualmente y es por esto que se llevará el tema a la justicia, para que sea este poder el que decida, teniendo la esperanza de que falle en favor de quienes se dedican a trabajar en centros de salud en calidad de médicos, como ha ocurrido en otras regiones en los últimos días, ya sea en Comunidad Valenciana o Castilla-La Mancha.

Tres caminos irremediables para los MIR

Hemos dicho en numerosas oportunidades que la crisis se ha instalado en España, pero que también se evidencia un crecimiento notable de casos cada vez más severos como es el que se da en sanidad, donde la falta de empleo en centros de salud, sumado a los despidos, recortes en las plantillas y demás, ha hecho que hoy el colectivo sanitario esté en jaque. De lo que nos ocuparemos en este caso, es de los médicos internos residentes, conocidos comúnmente como los MIR. Son estos profesionales los que, de algún modo, se están viendo particularmente afectados por la situación económica, política y social acaecida en toda España, al punto tal, que estos facultativos parecerían tener sólo tres caminos por delante: la sanidad privada, la emigración o simplemente el paro. Médicos residentes y la sanidad privada El MIR es un profesional que tras largos años de formación y práctica, se especializa en un determinado campo de la medicina, su alta cualificación lo capacitaría para ejercer en cualquier tipo de institución y de hecho, sería un recurso sumamente valioso, porque además de contar con conocimientos  avanzados y actuales en lo que a la salud respecta, tiene ese espíritu joven, motivado y emprendedor que se torna tan útil en el ámbito sanitario. Pero el problema es que las oportunidades de empleo en la sanidad pública cada vez son más escasas, hace algunos meses hablábamos de la falta de oposiciones en el sistema de salud público español y por ello, uno de los caminos que suele quedarle al MIR es optar por la sanidad privada. Debemos decir que esto no tiene nada de malo, todo lo contrario, lo que intentamos explicar es que quizás es la sanidad pública la que más necesita esta clase de profesional y por otra parte, este médico que acaba su residencia, tiene como anhelo principal pertenecer a una institución de salud del orden público, pero la realidad no permite que ambas posturas se acerquen. Médicos residentes ¿emigrar o paro? El médico residente probará con la sanidad pública, luego buscará empleo en la sanidad privada y si todo esto no funciona, no tendrá otro remedio que probar suerte en el extranjero. Muchos de los médicos más jóvenes de España, ya han hecho sus maletas y han partido para algún país de Europa ávido de sus conocimientos y capacidades. En el extranjero, el MIR encuentra la oportunidad que no le brinda su propio país y las ofertas de trabajo no cesan y es por ello, que tras largos años de formación, este se anima a vivir el sueño de trabajar de lo que ama, saliendo de las fronteras de su suelo natal. El último camino y el que nadie en realidad desea elegir, es el del paro, los médicos residentes que acaban su formación, en realidad, no esperan ser parte de ese gran porcentaje de médicos en paro que no para de crecer, pero tristemente, suele suceder, cuando no encuentran oportunidades en la sanidad pública, privada o  el extranjero. Desde este…

Despidos en sanidad: 12.406 trabajadores sanitarios menos

Duele ver un número semejante y del mismo modo, también duele que los recortes se concentren en zonas puntuales, donde la situación parece que no puede ser más grave. Hablamos del número de despidos entre quienes se dedicaban a trabajar en sanidad y hoy, a causa de las políticas de ajuste de las comunidades autónomas, no pueden hacerlo, al menos no en el ámbito público. Según datos del Registro central de personal al servicio de las administraciones públicas, que fue recientemente publicado por el Ministerio de Hacienda, el Sistema Nacional de Salud perdió un total de 12.406 profesionales de la salud, entre el año 2012 y principios del 2013. Desde aquí ya habíamos informado sobre la compleja situación atravesada por el colectivo sanitario, porque quienes se dedican a trabajar en sanidad, forman parte de uno de los sectores que más ha sufrido los embates de la crisis, teniendo en cuenta que distintas estadísticas publicadas, incluso desde el propio Ministerio de Sanidad, así lo confirman. Ahora, nos enteramos que la baja en el número de puestos de empleo en centros de salud públicos, ha escalado los más de 12.400 profesionales, en sólo un año y que en autonomías concretas como Andalucía  o Castilla-La Mancha, la situación es más delicada, siendo estas las que han aplicado mayores recortes en el personal sanitario durante el 2012. El caso de la sanidad andaluza Imagina que tienes un número negativo en tus manos: 12.406 despidos. Ahora imagina que de ese gran número, 7.027 de las bajas, se han efectuado en una sola región. Si te has imaginado ello, entonces entenderás que Andalucía tiene en sus manos una de las situaciones más riesgosas en lo que a su sistema de salud público respecta. Que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) haya perdido en sólo un año más de 7.000 profesionales dedicados al trabajo de médico, enfermero, auxiliar, matronas, entre otras especialidades, es realmente grave para el propio funcionamiento del sistema, y para los recursos humanos, los trabajadores, que son parte de un recorte que incluye despidos masivos y la incertidumbre de no saber cómo se sigue después de ello. Los datos pertenecen al Registro central de personal al servicio de las administraciones públicas, publicado por el Ministerio de Hacienda el día de ayer, dejando en claro que Andalucía ha reducido su plantilla en un 7,3 por ciento.

SATSE: “España es el país con menor número de enfermeras por habitante”

Quienes se dedican a trabajar de enfermera en España, forman parte de uno de los colectivos más afectados por la crisis económica que atraviesa el país, en varias oportunidades hemos dado cuenta de este hecho, haciendo referencia  a  la pérdida de numerosos puesto de trabajo, precisamente en el área de enfermería de los hospitales públicos españoles, ahora es el propio sindicato representativo del sector Satse, el que manifiesta su descontento frente al último informa publicado por  la OCDE, en el que se revela el número de enfermeras por habitante. La cifra no es la esperada por el sindicato y mucho menos, por los trabajadores. Desde el sindicato Satse, reclaman que el colectivo de enfermería es uno de los más dañados en lo que a la cuestión de empleo en sanidad respecta, puesto que en los últimos años ha sufrido el aumento de hasta el 400 por ciento de paro en el sector. Por otra parte, según ha revelado el último informe de la OCDE, en España el número de enfermeros por cada 1.000 habitantes alcanza el 5,5, lo que sitúa al país prácticamente en el último lugar en Europa, en lo que a cantidad de enfermeros respecta. De hecho, el único país que se sitúa por debajo de España es Polonia, con 5,2 enfermeros cada 1.000 habitantes. La media en este sentido sería 9,4 enfermeros cada 1.000 habitantes, cifra que superan ampliamente estados como Suiza con 16,6, Bélgica con 15,4, Islandia con 14,8 o regiones como Noruega con 12,9 profesionales de enfermería por 1.000 habitantes. Desde el sindicato de enfermería Satse, han advertido que la continuidad de esta situación de falta de empleo de enfermero, sumado a la precariedad laboral que estos profesionales sufren, sólo llevará a que se produzca un quiebre en las negociaciones que la organización sindical mantiene en pos de garantizar la calidad asistencial que los ciudadanos requieren. Pese a que en los últimos tiempos hemos compartido diversas noticias sobre oportunidades de empleo de enfermero en otras regiones de Europa como Noruega, Reino Unido o Finlandia, lo cierto es que el profesional español graduado de enfermería, desea poder ejercer su labor en su propio país, donde se formó, para muchos resulta todo un desaliento la realidad actual española y emigrar parece ser la única solución ¿qué es lo que le depara el futuro a este colectivo sanitario?