jubilación forzosa Tag

Denuncian jubilación forzosa para 200 médicos en lo que va del año en Aragón

Desde que en España se instauró, de algún modo, la jubilación forzosa para quienes se dedican al trabajo de médico en el país, fue mucho lo que sucedió con respecto a este tema. En algunas comunidades, por ejemplo, ha intervenido el Tribunal Superior de Justicia, como forma de respaldo para los facultativos que todavía no quieren abandonar sus funciones, por el sólo hecho de haber llegado a los 65 años de edad o simplemente estar cerca de este número. Recordemos que la ley que regula la jubilación forzosa para los médicos españoles, contempla la posibilidad de prorrogar el tiempo activo del profesional y en muchas comunidades esto no se está aplicando. Al parecer, este sería el caso de Aragón, donde en lo que va del año, el número de jubilaciones forzosas no ha parado de crecer entre los facultativos. Celso Mostacero, de la Plataforma de Médicos Indignados de Aragón (MIA), y Leandro Catalán, presidente del sindicato de facultativos de Atención Primaria (Fasamet), son quienes se han encargado de informar que a partir de hoy, unos 150 médicos se sumarán al largo listado de profesionales que se dedicaban a trabajar en sanidad y ya no lo hacen, dado que sufrirán en carne propia la jubilación forzosa, puesto que el ejecutivo de la región no ha admitido ninguna petición de prórroga para estos facultativos. Con  estos 150 médicos, se estima que al finalizar el año el número de profesionales de medicina que habrán tenido que enfrentar la jubilación forzosa superará los 200. La denuncia que han realizado desde MIA y Fasamet sobre las jubilaciones forzosas entre médicos en Aragón, obedece a que el departamento de Sanidad de la comunidad les había dicho que serían 88 los médicos a jubilarse y que de ese total, se estudiaría caso por caso, cada resolución que fuera presentada contra la jubilación forzosa, algo que al parecer no se ha cumplido y que por el contrario, se ha resuelto de manera arbitraria. Según se ha comentado desde MIA, lo del ejecutivo de Aragón no es un plan de recursos humanos, sino un ERE para jubilar a los médicos mayores de 65 años, sin que se tenga en cuenta su valía, experiencia o las labores que desarrolla actualmente y es por esto que se llevará el tema a la justicia, para que sea este poder el que decida, teniendo la esperanza de que falle en favor de quienes se dedican a trabajar en centros de salud en calidad de médicos, como ha ocurrido en otras regiones en los últimos días, ya sea en Comunidad Valenciana o Castilla-La Mancha.

El dilema de la jubilación forzosa a los 65 años en Madrid

Desde que los sanitarios conocieron su nueva realidad jubilatoria, las cosas cambiaron bastante, principalmente, por el descontento acaecido en quienes se dedican a trabajar en sanidad y desean hacerlo más allá de sus 65 años de edad. Concretamente, lo que se ha aprobado en distintas comunidades autónomas, es la jubilación forzosa a los 65 años, lo que implica que a esa edad, automáticamente, el médico dejará de prestar servicio, para pasar al régimen pasivo, es decir, al jubilatorio. Por supuesto, muchos profesionales de la salud han manifestado su contra a esta iniciativa, e instrumentado a través de diversos mecanismos, la reclamación pertinente. En Madrid por ejemplo, la cuestión ha generado más de una polémica. Luego de que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid diera un no a la prolongación de la permanencia en servicio activo a quienes se dedican a trabajar de médico, la Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem), dejó a disposición de los facultativos la posibilidad de interponer un recurso contra la negativa de la administración autonómica, ese  recurso que ha sido utilizado por un gran número de profesionales afectados, intenta ofrecer resistencia a la obligatoriedad de la jubilación forzosa a los 65 años de edad, exigiendo una prolongación hasta los 70 años. Al día de la fecha, en la Comunidad de Madrid se registran unas 554 jubilaciones de personal sanitario mayor de 65 años, de los cuales 415 pertenecen a quienes se dedicaban a trabajar de médico en la región. Este número es considerablemente alto, teniendo en cuenta la necesidad de ampliar el volumen de recursos humanos en los hospitales de la comunidad, lo que no hace más que perjudicar al sistema de salud público madrileño. Las bajas por jubilación, se ha denunciado en más de una ocasión, no se cubren como deberían, lo que preocupa al colectivo médico y por supuesto, perjudica al usuario del servicio. Desde el ejecutivo se asegura que se mantendrá la calidad asistencial, pese al número de jubilaciones registradas. ¿Creemos en estos dichos?

El Gobierno podrá negarse a extender los años de servicio de médicos jubilados

En febrero lo dijimos, lo de la jubilación forzosa a quienes se dedican al trabajo de médico en España estaba en el candelabro, tanto así, que este tema fue llevado al ámbito judicial y recién ahora nos enteramos de lo que ha determinado el Tribunal Supremo. La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre el tema de la jubilación forzosa de quienes tienen empleo de médico en España y que están próximos a la jubilación. ¿Cuál ha sido el veredicto en tal sentido? Pues para desgracia de los profesionales sanitarios, los Gobiernos autónomos tendrán la facultad de denegar la extensión o prórroga del servicio a quienes deseen seguir en función hasta los 70 años. ¿Qué establece esta medida sancionada hace algunos meses atrás? Para quien no lo recuerda, la ley de la jubilación forzosa, establece que quienes se dedican a trabajar en la sanidad se tendrán que jubilar a los 65 años, aunque en principio era contemplado como carácter general y estaban previstas algunas excepciones para poder extender ese plazo, lo cierto es que el Supremo ha dado su veredicto y ya sabremos luego si es o no irrevocable. Entre esas excepciones se suponía que quienes desearan extender su tiempo de servicio debían enviar la solicitud de prórroga tiempo antes de llegar a la edad de jubilación, antes se creía que esto era un derecho, pero ahora, la decisión del tribunal es otra. La prórroga hasta los 70 años ya no será vista como un derecho para quien posee un empleo en sanidad en calidad de médico y está jubilado o a punto de estarlo, esta, según el Supremo, será una facultad de los Gobiernos de cada comunidad autónoma, los cuales, en función de la necesidad asistencial, podrán decidir si otorgar o no la prórroga. Fueron tres sentencias distintas, para tres casos distintos, tres profesionales que solicitaron la prórroga y que no la consiguieron.