gestión público-privada Tag

El consejero de sanidad de Castilla-La Mancha defiende la gestión público-privada en hospitales

Es normal que en tiempos de crisis como los actuales en España, se piensen en otras alternativas de gestión, dado que el objetivo primordial debe ser conservar los servicios públicos, como ser el de sanidad y enseñanza, con su gratuidad correspondiente y la calidad que los ciudadanos merecen, la pregunta es ¿puede ser viable la defensa del sistema de salud público, a traves de un sistema de salud privado? Nuevamente vuelve a entrar en debate el tema de la sanidad pública y la sanidad privada, porque en algunas de las comunidades autónomas los administradores se están planteando el hecho de gestionar sus recursos en salud pública a través de la combinación del servicio público y el privado. En este caso, ha sido el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, quien ha defendido este modelo de gestión, al que considera una apuesta de la región, precisamente, para defender la sanidad pública. Echaniz aseguró: «el enorme prestigio de la sanidad, tanto dentro como fuera de las fronteras, no debe esconder el enorme problema de sostenibilidad financiera que arrastra desde hace años, que se ha visto agravado por la brutal caída de los ingresos del Estado, derivada de la crisis y de la mala gestión socialista”, luego agregó que si bien Castilla-La Mancha, hasta el momento, presentaba una escasa iniciativa privada, lo cierto es que el panorama actual obliga, de alguna manera, a pensar en nuevas fórmulas que acerquen al futuro, sin desvirtuar en nada el alma de los servicios públicos. Esto, fundamentalmente, apostando a la sostenibilidad del servicio público de salud, por ello según los dichos del consejero, el proyecto de combinar sanidad privada y pública en la comunidad autónoma, se está llevando a cabo preservando siempre la gratuidad de la asistencia, la universalidad, el carácter público de la prestación, la equidad en el acceso y la calidad en la atención. Ahora bien, nos preguntamos, porque debemos hacerlo, ¿cómo puede afectar esto al ciudadano común? Y ¿cómo puede influir en aquellos que se dedican a trabajar en la sanidad de la región? ¿Significa esto nuevas fuentes de trabajo de médico o enfermeros?

A partir del 2013 en Valencia se apostará a la gestión público-privada

La crisis en España ha hecho que las distintas comunidades autónomas deban pensar en nuevos modelos de gestión, al menos, para sus servicios esenciales, y los que principalmente, acarrean mayores gastos, así es que en los últimos días se ha dado a conocer que el servicio sanitario público de Valencia recurrirá a otro tipo de gestión en sanidad, para poder hacer frente a lo que se viene. Básicamente, como siempre, suele aparecer el fantasma de la sanidad privada en todo este asunto, un tipo de gestión que claro, muchos se encargan de criticar, pero que finalmente, suele ayudar a sortear ciertos trances, como, en este caso, la crisis económica actual. De todas maneras, será en enero del 2013, cuando este nuevo modelo de gestión público-privada se implementará de manera efectiva en Valencia. Con este nuevo modelo de gestión en los centros de salud valencianos, se piensa recaudar alrededor de 443 millones de euros al año, en concepto de ahorro, y es básicamente esa la premisa fundamental de esta medida: ahorro. Ha sido el vicepresidente y portavoz valenciano, José Císcar, el encargado de dar a conocer esta noticia, Císcar aseguró: «el modelo sanitario español no da para más […] o aplicamos la colaboración público-privada, o tendríamos que subir los impuestos a los valencianos del orden de 500 euros anuales por cada ciudadano». De todas formas, aquellos que se dediquen a trabajar en sanidad, deben saber que  el personal estatutario de Sanidad, ya sea funcionarios de carrera y funcionarios interinos, continuarán dependiendo de la Agencia Valenciana de Salud, esto en coordinación con el gerente del departamento. En cuanto al personal laboral, esto quedará bajo la gestión privada. También se precisó que quienes tienen empleo en hospitales de Valencia no sufrirán cambios de horario, pero, sí se tendrá que recurrir a una coordinación entre el gestor y la Conselleria de Sanidad con respecto a este tema. Debemos especificar, de todas maneras, que hay muchos detalles que la Conselleria valenciana debe regular, pero el caso es que es un hecho que en el 2013 se recurrirá a la gestión público-privada en la sanidad de la región.

Ana Mato apuesta por la gestión público-privada en sanidad

Desde aquí, en más de una ocasión hemos abogado por la defensa del sistema de salud público, pero también por el complemento de esta con la sanidad privada, porque muchas veces para salir de una crisis, es necesario trabajar en conjunto, aunque no se esté de acuerdo en un 100% con lo que plantean estas posturas. La crisis que atraviesa el sistema sanitario español requiere de medidas concretas. No sólo está en juego la calidad del servicio que se le brinda a la población, sino además, un centenar de personas que viven del trabajo en la sanidad, es decir, profesionales que se dedican a trabajar de médico, enfermero, auxiliares y demás. Todos ellos ven hoy que su empleo en hospitales públicos pende de  un hilo y con ello nadie puede ejercer su labor en paz. Toda esta situación repercute en cada sector de la sanidad pública en España, quizás para revertir entonces esta situación, o, al menos intentar dar con un alivio ante tanto estrés, la Ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Ana mato ha asegurado que recurrirá a la gestión público-privada para garantizar una sanidad  universal, gratuita y de calidad. Según la ministra, para revertir la situación crítica actual, es necesario buscar formulas de gestión, entre ellas combinar o complementar la sanidad privada con la pública. Mato aún no ha planteado medidas concretas a adoptar con respecto a este tema, pero sí ha enfatizado su intención de que sanidad privada y sanidad pública funcionen en equipo. Una de las declaraciones precisamente, que dejó deslizar la ministra, hizo referencia al hecho de que cuando una persona va a atenderse a un centro hospitalario, lo único que le interesa es que lo atienda el  mejor médico y que utilice los mejores métodos para curarlo, sin importarle si pertenece a la sanidad pública o a la privada. Esto podría plantear un nuevo paradigma para el Sistema Nacional de Salud, llevando algo de tranquilidad, al menos, a quienes hoy tienen empleo en hospitales y clínicas.