Esperanza Aguirre Tag

Esperanza Aguirre genera polémica con sus declaraciones sobre profesores

Aquellos que se dedican a gobernar en tiempos de crisis deberían tener cuidado con lo que dicen, porque podrían herir susceptibilidades y despertar aún más rencor y resentimiento en sus gobernados, por ello es que lo de Esperanza Aguirre no se entiende. Luego de la huelga general que aquellos que se dedican al empleo de maestros y todos los miembros de la comunidad educativa emprendieron ayer martes, por supuesto que hubo repercusiones al respecto, el dilema típico del acatamiento de la medida de protesta, recordemos que la tendencia es que las administraciones de las comunidades autónomas siempre minimizan el número, mientras que los protagonistas de la huelga lo maximizan. El caso es que esta vez la protesta acaparó la atención, siendo una de las mayores huelgas que se llevaron a cabo en España en los últimos años. En el marco de todo este acontecimiento, que por cierto, no es poca cosa, a la presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se le ocurrió dar unas declaraciones un tanto confusas y hasta ofensivas a aquellos que hoy tienen empleo en la enseñanza en calidad de profesores y maestros. Básicamente, la dirigente del PP se refirió a la nueva norma que ahora impera en las escuelas públicas de Madrid, esto de que los profesores podrán ser reemplazados o sustituidos debido a una enfermedad, siempre por parte de sus propios compañeros. Esta medida ya había generado polémica ni bien se dio a conocer, pero ahora, parece que Aguirre ha querido reavivar el malestar, dado que ha brindado unos titulares bastante ofensivos. Sobre el tema Esperanza aseguró: «los compañeros, muy probablemente sabiendo que otro compañero les tiene que suplir, que no se va a contratar a uno nuevo por una baja de tres días, tendrán buen cuidado de no excederse o no abusar de esta situación de baja». También polemizó acerca de la queja de aquellos que tienen trabajo de profesor en la región, acerca de la cantidad de horas de trabajo, recordemos que ahora no serán 18, sino 20 las horas de clase, lo que también supone menos contrataciones, lo que en efecto se traduce en la no generación de empleo en la enseñanza pública.

La sanidad de Madrid y sus dicotomías

Al parecer, no todo está tan mal como parece, porque según el consejero de sanidad de la comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, los contratos de quienes tienen empleo en hospitales se están renovando con total normalidad. Claro que hacemos mención a aquellos que se dedican a trabajar en sanidad, pero en calidad de interinos, quienes dependen de la renovación de un contrato para poder mantener su trabajo en centros de salud públicos de Madrid. Según Lasquetty, desde finales del 2011 se comenzaron a renovar con total normalidad los contratos de quienes poseen empleo de enfermero o auxiliar en la región, como ocurre todos los años. El consejero aseguró al respecto que “seguimos necesitando el mismo número de médicos, seguimos contando con necesidades importantes que se cubren mediante esta fórmula en enfermería o en auxiliares y con total normalidad se están renovando». Aunque de todas maneras, Lasquetty señaló que es entendible la preocupación que poseen quienes trabajan como interinos, puesto que al llegar el final de los contratos la ansiedad los invade, temiendo por la continuidad laboral, sobre todo, si a eso le sumamos el contexto actual de incertidumbre y de crisis en cada sector de la población. Pero mientras por un lado se afirma que la situación está controlada, precisamente hoy los profesionales sanitarios de esta misma comunidad de Madrid llevaron a cabo su primera jornada de protesta. Un total de 5.000 personas que se dedican a trabajar en sanidad pública, formaron parte de la huelga en repudio a los recortes impulsados por Esperanza Aguirre con respecto al sector sanitario. Particularmente, la medida que aseguran desde los sindicatos que atenta contra el correcto funcionamiento del sistema de salud público y contra la calidad del trabajo en sanidad, es la Ley de Acompañamiento que extiende la jornada de 35 a 37,5 horas a todos los funcionarios y empleados públicos.

CC.OO vs. Esperanza Aguirre: un nuevo round

Y parece que los exabruptos de algunos gobernantes pesan, y mucho, para quienes se dedican a ejercer el trabajo de maestros en escuelas públicas de Madrid. Esta deducción no es por mera casualidad, sino por lo que nos han demostrado los dirigentes de la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CC.OO.), ya que este sindicato podría llegar a denunciar a la presidenta regional Esperanza Aguirre, por calumnias hacía quienes ingresan a un empleo de profesor en calidad de interinos en dicha comunidad. En uno de sus últimos discursos, Aguirre deslizó algunas palabras poco felices para describir el acceso al cargo como tales, en quienes se encargan de ejercer como profesores en colegios, pero en la modalidad interina. Aguirre enfatizó la diferencia entre un profesional que ingresa al mundo de la docencia como interino y un funcionario de carrera. Sus palabras textuales fueron refiriéndose a un trabajador interino: «alguien que entró a dedo, que no preparó las oposiciones». Luego agregó: «Probablemente es una persona preparadísima, estupenda y que está sacando adelante el trabajo, pero para entrar en la función pública, la Ley y la Constitución dicen que hay que aplicar los principios de mérito y de capacidad». Desde CC.OO. ahora evalúan la posibilidad de denunciar a la presidenta regional de Madrid, iniciando acciones legales “por entender que no puede falsearse la realidad y calumniar impunemente al profesorado de la enseñanza pública«. En tal sentido, desde el sindicato explicaron que el profesorado interino es contratado mediante listas en las que los aspirantes están ordenados por puntuación. Ésta se calcula teniendo en cuenta su nota de oposición, su formación académica y su experiencia en la docencia. Con lo cual estaría echando por tierra las declaraciones de Aguirre. Ahora hay que esperar si la mandataria se retracta, o bien mantiene su versión de los hechos.