empleo en empresas Tag

¿Cómo utilizar técnicas SEO para posicionar tu perfil Linkedin en Google?

¿Cómo puede ayudarte el SEO a encontrar empleo en empresas? Tal vez hayas escuchado hablar del SEO, pero quizás seas de esa rara especie de internauta que todavía no. Si eres de estos últimos, a continuación te contaremos mejor de qué va esta tendencia. Más que tendencia, el SEO, de sus siglas en inglés “Search Engine Optimization”, es lo que en castellano denominamos optimización en buscadores o en motores de búsqueda, y se trata de un proceso técnico pensado para modificar y transformar la estructura y contenido de un sitio web, con el fin de conseguir una mejora con respecto a la visibilidad que tiene ese sitio en los resultados orgánicos de los buscadores. Dicho así, parece chino básico, pero en realidad, se trata de una serie de técnicas que les sirve a los desarrolladores o administradores para posicionar mejor un sitio web. Esto es, para que una determinada página aparezca en los primeros resultados de búsqueda y con esto, gane mayor visibilidad. Porque en definitiva, lo que todo el mundo quiere es ser visto, dado que cuantos más ojos se posan sobre nuestro sitio, mayores oportunidades de concretar su objetivo tendrá este. En el caso de tu perfil en Linkedin que te permita trabajar en empresas, es lo mismo, cuantas más personas, principalmente, empresas o reclutadores, puedan acceder a tu perfil, puedan básicamente verlo, mayores posibilidades de obtener una oferta de empleo tendrás. La pregunta que surge es ¿cómo aplicar técnicas SEO a tu perfil en Linkedin? ¿Cómo funcionan las búsquedas en Google? Vimos recién que las técnicas SEO no sólo han sido diseñadas en función de sitios web, puesto que claramente pueden servirle a un usuario con cuenta en una red social, para posicionarse en base a un término de búsqueda específico. Antes de adentrarnos en las técnicas SEO que tú puedes utilizar para posicionar tu perfil en Linkedin de cara a conseguir mayores oportunidades de visibilidad y con ello, mayores posibilidades de empleo en empresas, descubramos cómo funcionan las búsquedas en Google. Cuando un usuario cualquiera ingresa a Google y coloca en la caja de búsqueda alguna palabra o frase clave con la que quiere encontrar un determinado tipo de información, los algoritmos de Google buscan  esos términos en el amplio índice en el que se incluyen las palabras y la ubicación, es decir, los términos clave, asociados a las páginas web que las contienen. De este modo, Google ofrece resultados de acuerdo a la palabra o frase que el usuario haya colocado en la búsqueda. Para ofrecer los resultados, el buscador se asegura (y cada vez más) que el contenido del sitio web sea relevante a la búsqueda del usuario y es, de este modo, que funcionan (muy resumidamente) las búsquedas en Google. ¿Qué debe importarte a ti para optimizar tu perfil en Linkedin? ¡Las palabras clave! Posiciona tu perfil Linkedin en Google Ya sabes cómo puede ayudarte el SEO a mejorar la visibilidad de tu perfil en Linkedin y con ello, dar con un trabajo…

Los miedos que te acechan ante una entrevista de trabajo en empresas

Ya sabes cómo es. Recibes un llamado y en él, una persona que dice ser parte del departamento de Recursos Humanos de una empresa, te invita a un encuentro personal para hablar sobre tu candidatura dentro del proceso de selección que la compañía tiene abierto. Inmediatamente celebras internamente y también por qué no externamente, el hecho de haber recibido el bendito llamado que otros tantos miles que buscan trabajo en empresas espera recibir. Sin embargo, cuando el primer momento de alegría pasa, luego sobreviene la angustia y los miedos, algunos irracionales, otros justificados, no porque esos miedos puedan concretarse con facilidad, sino porque es usual que las situaciones desafiantes, como una entrevista de empleo en empresas,  te coloque en el lugar de la incertidumbre y lo que es incierto deja lugar a dudas y lo dudoso, generalmente, atrae miedos. ¿Cuáles son los principales miedos ante una entrevista de trabajo? Aunque tu objetivo de trabajar en empresas esté más cerca de concretarse, si tú tienes la posibilidad de celebrar una entrevista de trabajo, cierto es que por más positiva que se presente la situación, es irremediable que algún o algunos miedos te invadan. Repasemos cuáles son los principales y algunos realmente irracionales. “¿Y si me equivoqué al anotar la dirección a la que debo presentarme?” Puede suceder, no sería la primera vez que frente al llamado telefónico las manos nos tiemblen y escribamos mal un número o una letra y con ello, hayamos colocado una dirección equivocada en nuestro anotador. Si esto te ocurre, siempre puedes indagar en la web acerca de las oficinas administrativas de una compañía y si no puedes dar con la bendita dirección, será cuestión de comunicarte con la oficina administrativa de la firma a través de correo electrónico o mejor aun telefónicamente, para solicitar la información. “¿Y si cuando estoy yendo a la entrevista el metro se descompone?” También son cosas que pueden suceder, en algunas ciudades más que en otras. Si esto ocurre y crees que no llegas a tiempo, bien puedes optar por otro medio de transporte o la mejor solución sería tener previsto ese día salir con muchísimo más tiempo de anticipación del que usualmente usarías. Así, cualquier imprevisto quedará cubierto. “¿Y si voy vestido con la misma ropa que mi entrevistador?” Esto puede ser más raro que ocurra, pero supongamos que se dé, tienes una posibilidad de romper el hielo hablando del tema e incluso darte lugar para hacer algún comentario gracioso al respecto, lo que de seguro te ayudará a distenderte y si no lo haces tú, puede que el reclutador haga referencia a ello y ya tengas un inicio de la conversación más relajado. “¿Y si mis manos sudan tanto que al saludar al entrevistador este tenga que secarse las manos?” Y si su cede esto, en todo caso, puedes pedir disculpas y explicar que a veces cuando estás un poco nervioso te ocurre. Recuerda que eres un ser humano y como tal, te ocurren cosas que le suceden a…

Algunas ideas sobre la búsqueda de trabajo en empresas que no sirven

Al buscar trabajo en empresas es necesario tener algunas cosas en claro: -Quién eres. -Lo que vales. -Lo que sabes hacer. -Lo que quieres conseguir. Estos conocimientos vienen de la útil experiencia de conocerse a uno mismo. Es un ejercicio que toda persona debería hacer, ya sea para dar con el empleo en empresas que buscan o simplemente para vivir mejor, pues es una apuesta a la calidad de vida, al bienestar. Concretamente enfocándonos en el mundo laboral, es notable la cantidad de personas que van por la vida buscando trabajar en empresas en las que sus habilidades claramente no serán apreciadas, porque simplemente no dan con el perfil buscado o no son puestos acordes a sus conocimientos. Al saber qué puedes dar y qué quieres hacer, enfocas mejor tu búsqueda a vacantes que tienes más posibilidades de conseguir. Existen ciertas ideas instaladas en las cabezas de estas personas que en lugar de optimizar su búsqueda, la padecen y por tanto, no consiguen lo que buscan. #1 “Por cada curriculum que envíe recibiré una respuesta” Hay quienes todavía suponen que por el solo hecho de enviar el curriculum a empresas ya tienen un contacto asegurado. Está bien ser optimistas, pero la idea de que cada vez que envíes en CV recibirás respuesta, es errónea, en tanto, no sucede con tanta frecuencia recibir respuestas. Muchas veces, recibes una respuesta automatizada que indica que tu curriculum ha sido recibido. En la mayoría de los casos, si no te contactan para una entrevista, no recibirás mensaje alguno y no debes desanimarte, porque esto también es parte de la búsqueda. #2 “Lo que cuenta es la pasión” Solemos mencionar lo importante que es ser un profesional apasionado por la actividad laboral que desarrollas, pero esto no quiere decir que se instale en tu cabeza la idea de que sólo por ser apasionado, conseguirás el empleo que buscas. Cuando no tienes las  habilidades y conocimientos necesarios en una determinada vacante, la pasión puede que no alcance. #3 “El reclutador debe ser capaz de ver mi talento en el CV” Sí, en un universo ideal, los reclutadores deberían ser seres especiales que puedan ver más allá de las líneas escritas en una hoja y decodificar si el candidato es realmente el ideal para el puesto. Pero eso no ocurre y si no eres tú quien trabaja adecuadamente en su curriculum, elaborándolo pensando en ese reclutador o en la vacante que quiere obtener, puede que el responsable de recursos humanos no sea capaz de ver tu capacidad. #4 Si tiene que ser, será” Sí, es cierto, es una buena filosofía de vida, no hay quien lo dude, hay cosas que no se pueden forzar. Como también es cierto que para que algunas cosas sean, uno debe empujarlas, trabajar en ellas, eso quiere decir, que para lograr trabajar en empresas, primero debes trabajar en tu búsqueda de empleo.

3 elementos que debes eliminar cuanto antes de tu perfil en Linkedin

Cuando intentas dar con un empleo en empresas, todos los recursos que utilices para alcanzar tu objetivo cuentan, y con ello queremos decir que toda actividad que tú emprendas en pos de dar con el trabajo que buscas será útil. Si nos enfocamos en Linkedin, está claro que en esta plataforma hay mucho que puedes hacer para sacarle partido, por ejemplo, actualizando tu perfil con frecuencia, participando en grupos y compartiendo contenido relevante, es una buena forma de hacerlo, pero no es la única, también de cuando en cuando, debes dar un vistazo a lo que tiene tu perfil, para quitar aquello que ya resulta obsoleto o que no aporta demasiado. La idea es presentarte tres elementos que ya no deberían estar en tu perfil en Linkedin porque piensa siempre que tu objetivo es que dicho perfil te ayude a dar con el trabajo en empresas que tú buscas y uno de los caminos para lograr este cometido es facilitando la lectura de tu perfil al reclutador. Foto de perfil poco profesional Todavía nos sorprende encontrarnos personas en Linkedin cuya imagen de perfil es grupal o en plenas vacaciones, donde se aprecia más un paisaje o el jolgorio de fondo, que el rostro de quien porta dicho perfil. No es que este elemento impida que un reclutador pueda ver que eres un profesional serio, pero cierto es que una foto de perfil mucho más acorde a la plataforma es aquella en la que se distingue tu rostro sin dificultad y se puede ver también a través de la elección de la instantánea, que te has tomado el trabajo de seleccionar una imagen acorde a la plataforma. Parecería mentira, pero la foto de perfil es un elemento de peso para quienes buscan candidatos en Linkedin. Descripciones demasiado extensas de tus empleos Es cierto que cada quien creará el perfil Linkedin que mejor le parece, pero también es verdad que si quieres conseguir la oportunidad de trabajar en empresas gracias a la plataforma, debes hacer tu esfuerzo por adaptarte y adaptar tu perfil a la búsqueda de los reclutadores. Y en tal caso, una de las principales equivocaciones que se cometen es la de crear descripciones de empleos demasiado extensas, en las que el reclutador debe perder mucho tiempo si quiere entender bien qué hacía el candidato en tu anterior trabajo. Con ello, lo único que logras es entorpecer la tarea de tu posible futuro empleador, lo que claramente, te restará posibilidades de concretar esa meta. Incluir demasiados cursos en el apartado formación El apartado Educación en Linkedin es muy valioso, nadie dice lo contrario, sin embargo, cuanto más te extiendes, menos puede identificar quien visita tu perfil, en qué áreas se especializa tu formación, así como tampoco se pueden destacar aquellos conocimientos que más sirven en tu área de trabajo. Incluye sólo aquellos cursos y capacitaciones que te hayan aportado saberes y habilidades que hoy utilizas en tu vida profesional.

Dime quién eres y qué buscas y te diré cómo organizar tu curriculum

Eres de la inmensa mayoría que busca trabajo en empresas Ya tienes todos tus datos cargados en la hoja, desde tu información personal, hasta aquella vinculada a tu trayectoria profesional y formación. Parece que el curriculum que enviarás para trabajar en empresas ya está resuelto, pero olvidas un punto fundamental: organizar esa información. La organización de tu curriculum, aquel que distribuirás con el fin de conseguir un trabajo en empresas, es muy importante, porque obedece a dos cuestiones: quién eres y qué quieres conseguir. Si eres de la inmensa mayoría que sólo busca dar con una oportunidad de empleo en empresas, que ya tiene cierta experiencia en un sector y en un determinado puesto y busca algo similar, dado que se encuentra actualmente desempleado, te recomendamos la siguiente estructura: Resumen Experiencia. Educación. Habilidades y certificaciones. Se trata de una estructura que les va mejor a aquellos que ya tienen una cierta cantidad de experiencias relevantes y por tanto, iniciar con un resumen de tu actividad laboral hasta el momento podría resultar interesante. Al mismo tiempo, lo fuerte de tu CV será la experiencia, por ello debe estar entre los primeros apartados. El uso de este tipo de organización es frecuente y suele ser más fácil de leer para el reclutador, que sabrá dar fácilmente con la información más relevante de tu perfil. Eres recién graduado y buscas trabajar en empresas Si eres recién graduado y estás iniciando en la búsqueda de trabajo en las principales empresas, tu camino debe iniciar por un curriculum centrado en tus conocimientos, adquiridos no sólo en el proceso de formación universitaria, sino también en las actividades extracurriculares y sociales que has realizado. Por tanto, la estructura de tu CV podría ser la siguiente: Educación. Habilidades y certificaciones. Experiencia. Liderazgo (opcional). Premios y reconocimientos (opcional). Los primeros tres apartados son muy sencillos de identificar. En cuanto al liderazgo y los premios y reconocimientos, son opcionales, dado que no todos los recién graduados tienen información que incluir en esos segmentos. Se trata en el caso del liderazgo, de aquellas actividades en las que hayas tenido que desempeñar el rol del líder y lo hayas hecho con éxito. Y en el segundo caso, de los premios y reconocimientos, hablamos específicamente de las instancias en las que hayas recibido cualquier tipo de reconocimiento por tu labor, ya sea como estudiante o al frente de alguna actividad, aunque sea voluntaria. Eres un profesional buscando un cambio Si eres un profesional en busca de un cambio, ya sea de empleo, de carrera, de puesto, etc. Tienes la posibilidad de elaborar un CV adaptado a tus objetivos. En este curriculum, la información estará organizada en torno al objetivo claro que tú pretendes alcanzar, es decir, un cambio. Objetivo (opcional). Experiencia. Habilidades y certificaciones. Educación. Ten presente que el objetivo te permite detallar que estás en búsqueda de un cambio, de manera que si te postulas a vacantes en las que no tienes experiencias laborales anteriores, el reclutador podrá centrar su atención, por…

5 preguntas inteligentes que puedes hacer al finalizar una entrevista de trabajo en empresas

La entrevista de trabajo en empresas suele ser una instancia compleja, porque hay mucho que se pone en juego. Desde los nervios propios, la excitación de poder, gracias a ese encuentro, conseguir finalmente la oportunidad de trabajar en empresas que siempre has querido pertenecer, y también hay mucho temor de lo que puede llegar a ocurrir contigo y tu desempeño en esa reunión. Todas esas emociones son normales y desde aquí comenzaríamos recomendándote que una buena técnica para encarar una entrevista laboral, es precisamente dominar esa clase de emoción que en su justa medida es muy beneficiosa, pues nos suele poner en alerta de que algo grande está por suceder, pero al mismo tiempo, pueden jugarnos una mala pasada al momento de tener que estar cara a cara con el entrevistador. Una vez superado el escollo, el más difícil seguramente, de entender que no puedes dejar que ciertas emociones te dominen, es momento de pensar estratégicamente y en este punto, es momento de definir qué acciones puedes hacer para sacar provecho y demostrar qué tan bueno eres para el puesto. 5 preguntas que puedes hacer al finalizar una entrevista Hay dos razones fundamentales por las que debes implementar la técnica de hacer preguntas al finalizar una entrevista de empleo en empresas. Recuerda que se trata de una instancia definitiva, en la que si dejas algún detalle librado al azar, te podría costar caro. Así que mejor esforzarse por dar el máximo y no arrepentirse luego. La primera razón es que al hacer preguntas muestras que realmente te interesa el puesto de trabajo, lo cual siempre es un punto valorado por los reclutadores. La segunda razón es que cuando haces preguntas inteligentes, tú también te beneficias, porque recibes información de mucho valor, que luego puede servirte si consigues el puesto o incluso para futuras entrevistas. Las 5 preguntas que podrías hacer son: “¿Podría darme un ejemplo de cómo voy a colaborar con el gerente/jefe de departamento?” La respuesta a esta pregunta te dará algunas pautas de cómo se emplea el capital humano en esa firma, acerca de tu rol y claro, te permitirá saber si podrás demostrar tus habilidades. “¿Cuáles son las principales prioridades para esta posición?” Esta pregunta permite dar con una interesante información, pues te permitirá saber en dónde poner el foco si es que obtienes la vacante y quizá también hasta a dar una buena primera impresión. “¿Cuáles son los retos de este puesto?” Así sabrás a qué te enfrentas, pero también, en caso de que no exista reto alguno, puedes identificar que algo raro podría haber en esa posición. “¿Qué han hecho los empleados anteriores para alcanzar los objetivos en este rol?” Esto te permitirá saber de qué forma la empresa mide el rendimiento y él éxito de los empleados y de la compañía. “¿Tiene alguna duda sobre mis aptitudes?” De esta forma demuestras tu seguridad y disponibilidad para hablar acerca de tus habilidades y debilidades también.