como se siente un profesor Tag

 

Cómo mantener una actitud positiva cuando crees que la búsqueda de empleo te ha vencido

 

¿Crees que la búsqueda de empleo te ha vencido?

 

Esta época es bastante particular. Llegamos a noviembre después de un duro año dentro de una pandemia y vemos que las cosas, lejos de mejorar, empeoran. Lo que puede hacernos desesperar. Y se está terminando el año.

El impulso con el que emprendemos un año nuevo siempre nos da la energía necesaria para no sentir los primeros días como los demás. Son diferentes, son tiempos utilizados para organizar, planificar y proyectar. Pero cuando todo eso pasa y nos damos cuenta de que ese empleo en enseñanza (o en cualquier otro sector), no pudimos obtenerlo, podemos sentirnos vencidos por el propio proceso de búsqueda. Como si el monstruo del fracaso nos acechara.

 

No te hundas

 

La primera recomendación, y lejos de querer intentar darte un consejo de autoayuda, consiste en  pedirte que no te hundas. No caigas, habla contigo mismo, apuesta por el diálogo interno y provechoso para poder sobrellevar una situación poco deseable.

Es importante impulsarnos nosotros mismos a salir de ciertos lugares y posturas negativas. El ejercicio consiste en pensar en estrategias que nos saquen de ese agujero negro en el que solemos meternos cuando las cosas no van como esperábamos o deseábamos.

Claro para llevar esta tarea a la práctica, debes demostrar un verdadero compromiso con la tarea de salir de los pensamientos negativos. Para poner la energía y el enfoque en todo aquello que puedes mejorar o hacer bien para obtener el trabajo en colegios que deseas.

 

3 caminos que puedes tomar para evitar la desesperación al buscar empleo y no encontrarlo

 

1-Recuerda situaciones extremas del pasado

 

Todos, en algún momento de nuestras vidas, atravesamos por una situación que nos llevó al límite de nuestras fuerzas. Piensa bien, la pérdida de un ser querido, del empleo, la separación con tu pareja, etc. En esas situaciones, seguramente creíste que no saldrías adelante. Quizás pensaste que te hundirías y que nunca lo superarías, pero aquí estás leyendo estas líneas, tratando de encontrar una solución a este nuevo desafío que es encontrar empleo. Ese precisamente es el camino. Piensa en esos duros momentos que te ha puesto la vida por delante y recuerda qué clase de palabras de aliento son las que te impulsaron a sobrellevar el caso. Recuerda qué estrategias empleaste para recuperarte. Esas mismas ahora pueden servirte de mucho.

 

2-Enfócate sólo en lo que tú puedas controlar

 

La cantidad de candidatos que enviaron su postulación, la impresión que se llevó el reclutador al revisar tu CV, el momento en el que llegará finalmente la llamada tan deseada para convocarte a una entrevista, son todas instancias dentro del proceso de búsqueda de empleo, que tú no puedes controlar, así es que en lugar de perder tu energía en tratar de dictaminar sobre todas estas situaciones, enfócate en lo que está bajo tu control. Como la construcción y mejora de tu red de contactos, la actualización y optimización de tu CV, tu marca personal, la realización de algún curso que te ayude a fortalecer una habilidad, entre otras.

 

3-Obtén ayuda

 

Cuando hayas probado con todo ello y si finalmente te encuentras ante la imposibilidad de salir del agujero negro en el que estás debido a la falta de empleo, puedes probar con pedir ayuda. Eres humano y muchas veces se necesita de otro para trabajar en la confianza propia y en la motivación.  Algunas personas nos pueden ayudar a alivianar nuestra carga, sólo basta con hablar, pedir y expresar lo que se necesita o simplemente compartir lo que sientes.

Estos tres simples caminos son opcionales, tú decides al final, si es lo que te sirve o no, pero esperamos que el aporte te sea útil, al menos para inspirarte y buscar tu propia salida.

Aquí te mostramos 8 claves al éxito que conoces y no aplicas.

 

Cómo se siente un profesor al comienzo de un nuevo año escolar

¡Buenos días! Hoy es lunes 24 de septiembre, y ya prácticamente en todos sitios ha comenzado el año escolar. En nuestro blog nos dedicamos a hablar de empleo docente y novedades educativas, así que hoy gustaría compartir contigo un reportaje que se ha publicado en Business Insider, donde han preguntado a docentes cómo se sientes en su primer día de año escolar. Seguramente te sentirás identificado con alguna de sus reflexiones, por eso hoy queremos mostrarte varias de ellas. Han sido más de 50 maestros los que le dijeron a Business Insider cómo les hace sentir el primer día de clases. La mayoría compartía alguna variación de «alterado» o «nervioso» y algunos tenían sentimientos encontrados. «Es algo así como Navidad», dijo uno. «Es divertido comenzar a desenvolver la personalidad de cada niño y descubrir cómo ayudarlos a aprender y crecer». El comienzo de un nuevo año escolar es un gran problema, sin importar de dónde eres. Siempre que sea el primer día del año escolar, provoca muchos sentimientos, y no solo de padres y alumnos. Hemos incluido anónimamente algunas de sus respuestas aquí: Al comienzo de un nuevo año escolar, me siento … ‘Emocionado. No puedo esperar para descubrir todo lo que puedo enseñar «. ‘Ansioso. Siempre estoy nervioso de conocer a mis nuevos alumnos y ver la nueva dinámica de clase. Realmente no puedo prepararme hasta que conozca a mis alumnos y cómo interactúan juntos «. ‘¡Emocionado! Es algo así como la Navidad; es divertido comenzar a desenvolver la personalidad de cada niño y descubrir cómo ayudarlos a aprender y crecer «. «Ansioso por todas las incógnitas que traerá el próximo año escolar, pero emocionado de conocer a los estudiantes e implementar nuevas ideas que el año anterior dieron a luz». ‘Como que hay un millón de maneras de ser mejor de lo que fui el año pasado. Es un poco abrumador «. ‘Emocionado y renovado, pero completamente abrumado’. «Estoy emocionado por un nuevo año escolar, pero estoy nervioso por los retos futuros y desconocidos, como los niños y los padres que he escuchado historias y trabajando con un nuevo equipo de maestros y líderes». «Tan nervioso como cuando era un niño en el primer día de clases, pero listo para llenar pequeños cerebros con conocimiento. ‘Ansioso y emocionado. Básicamente es la misma sensación que sienten los niños sobre volver a la escuela. Te preocupa si a tus hijos les gustarás y si has preparado suficiente diversión y no demasiado cursi, actividades para romper el hielo durante la primera semana. También siempre me aseguro de tener un nuevo atuendo para el primer día de clases; Básicamente siento que es mi primer día de escuela de nuevo «. ‘Con muchas ganas. El primer día es mi día favorito del año, ya que está lleno de posibilidades «. ‘Listo para la batalla, pero en el buen sentido’. «Nervioso y triste por dejar a mi propio hijo en casa, pero emocionado de conocer a mis nuevos hijos en la escuela».