búsqueda de empleo Tag

Razones por las que no eres productivo al buscar empleo

    Productividad y búsqueda de empleo   Cuando comienzas a buscar empleo, ya sea porque has perdido tu anterior trabajo o porque recién te introduces en el mundo laboral, es claramente visible que uno de los recursos más valiosos que tienes a tu disposición es la productividad. Hablemos sobre búsqueda de empleo. Cuanto más productivo seas al momento de buscar trabajo en colegios privados o simplemente una oportunidad laboral en el sector que desees trabajar, mayores posibilidades tendrás de alcanzar resultados positivos. La productividad en la búsqueda de empleo suele tener especial relación con la eficiencia y el tiempo. Lo que da como resultado un mejor o peor rendimiento de la persona que busca empleo. Hoy conoceremos algunas de las razones que más afectan tu productividad de forma negativa.   Tiempo y planificación   Cuando se ven afectados el tiempo y la planificación al emprender una búsqueda de trabajo, la productividad disminuye. En el primer caso, lo que suele fallar es una falta de estructura del tiempo. Esto quiere decir que las horas dedicadas a la búsqueda de empleo son insuficientes. O no se programa adecuadamente el uso de ese tiempo para tal fin. En cualquier caso, esto repercute en tu nivel de productividad. Y, por supuesto, afecta tu capacidad para dar con una oportunidad provechosa. La planificación también puede fallar y, con ello, verse afectada tu productividad. Cuando tu plan es erróneo o cuando hay una ausencia total de planificación, es mucho más fácil identificar tus fallas como candidato. Y, por tanto, son menores tus posibilidades de realizar una óptima búsqueda de empleo.   4 motivos por los que no eres productivo al buscar empleo   Falta de experiencia y habilidad   ¿Acaso se necesita tener experiencia en la búsqueda de empleo? Siempre habrá una notable diferencia entre los experimentados y los novatos. Y esto puede ser identificado en cualquier contexto, no sólo al hablar de búsqueda de empleo. Lo cierto es que, para iniciar la búsqueda de empleo y hacerlo de forma provechosa, es necesario tener algunas habilidades y saberes adquiridos al respecto. Si empiezas a buscar trabajo, pero nunca lo has hecho, no estaría demás que busques información sobre cómo iniciar la búsqueda, planificarla y ejecutarla de manera efectiva. Esto es parte de ser productivo. Nadie nació sabiendo y ya no es tan simple como enviar el curriculum. Ahora tienes que combinar ello con la participación en redes sociales, la creación de una marca personal, con cuidar tu reputación online, con hacerte visible, etc., etc.   Falta de confianza   Creer que la batalla está perdida, aún antes de iniciarla, es claramente un atentado a tu productividad como profesional en la búsqueda de empleo. La falta de confianza o la baja autoestima parecen ser instancias inevitables en el proceso de buscar trabajo. Pero instalarse en estos estados no sólo es peligroso a nivel profesional, sino que también afecta negativamente tu vida personal.   Falta de apoyo   Pareciera ser mentira que una actividad que depende sólo…

“Me quedé sin empleo” ¿y ahora qué? Cómo encontrar empleo de nuevo

      La gran dificultad de perder un empleo   Probablemente nadie de nosotros imaginábamos que íbamos a vivir una situación similar a la que estamos viviendo con el Covid-19. Una pandemia mundial que nos obliga a estar encerrados en casa, sin saber cuándo terminará esta pesadilla. Un estado de alarma que ya ha hecho perder 900.000 empleos en nuestro país. Con 52.728 empleos menos, el educativo es el cuarto sector donde más empleo se pierde tras la construcción, la hostelería y los servicios administrativos. Nadie está pasando por esta situación sin sentir algo de dolor, sin sufrir alguna vez por situaciones que cree injustas o demasiado frustrantes. Esto, aunque no lo queramos ver, también es parte de la vida y el ser humano debe aprender a lidiar con ello. Como hemos dicho, uno de los tantos males de este año (después de la salud, por supuesto) es el desempleo. Ese duro momento en el que se nos informa que el puesto que antes ocupábamos, ya no está disponible, que esa vacante, antes de nuestra propiedad, ahora quedará vacía nuevamente. El primer sentimiento de muchos es la ira, esa furia incontrolable por haber perdido un puesto de empleo que costó tanto conseguir. Luego sobreviene la tristeza, resignación y al final del camino, si resumimos mucho el trance, estamos listos para comenzar a buscar empleo de nuevo, nos cuesta, pero lo hacemos.   Preparados, listos, ¡ya! A buscar empleo se ha dicho   Superada la etapa de la ira, el desencanto y la resignación, luego de perder tu empleo en la enseñanza o en cualquier ámbito, llega el momento de comenzar de nuevo. Y el mejor primer paso que puedes dar para encontrar empleo es iniciar tu búsqueda con la actitud que hace falta en estos casos. Muchas veces, es uno mismo el que se sabotea y hecha por tierra todos sus atributos positivos por el desencanto de haber sido despedido de su trabajo. A nadie le agrada perder en esos términos un empleo, pero como ya hemos dicho en otras instancias, es parte de la vida. Lo bueno y lo malo conviven en ella y todos, de alguna forma, aceptamos esas reglas de juego. Y para buscar empleo de la mejor manera posible, el inicio está en la adecuada planificación. En la fijación de metas precisas y en tomarse el asunto como si se tratara de una responsabilidad laboral más. Olvídate del “estoy parado” como frase de cabecera, tú estás desempleado, pero tienes una ocupación: buscar trabajo.   No soy parado, estoy desempleado   Hay  quienes dicen que una simple frase no modificará el hecho de que en efecto están sin empleo, pero esta es quizás la primera equivocación a la que deben enfrentarse luego de perder un trabajo. Aquellos que aseguran que estar parado y estar desempleado es lo mismo, ignoran el mensaje que están enviando a los demás y a ellos mismos. Un mensaje negativo y por cierto, muy contundente acerca de su actitud frente a esta…

Búsqueda de trabajo offline vs. Búsqueda de trabajo 2.0

Aunque podríamos no enfrentar ambas tendencias, lo cierto es que aún hay muchas personas que sólo suscriben a una de ellas, perdiendo de vista las enormes posibilidades que pueden surgir al combinar ambas prácticas o al iniciarse en aquella en la que todavía no han probado. Nos referimos concretamente a la búsqueda de trabajo offline vs búsqueda de trabajo 2.0 ¿con cuál de ellas te identificas más? Mientras que quienes aún prefieren basarse en el curriculum en papel y la visita personal a cada empresa en la que se postulan, están ignorando una enorme cuota de mercado en la que podrían probar suerte gracias  al medio online, aquellos que suscriben a la búsqueda de empleo 2.0 también deben, en ocasiones, revisar su accionar porque aún la visita personal a determinadas compañías  es efectiva e ignorar esto, puede suponer oportunidades perdidas. Búsqueda de trabajo offline La búsqueda de empleo de médico en hospitales privados por ejemplo, aquella realizada offline, consiste en el contacto personal o presencial con la empresa sanitaria en cuestión. En este caso, el arma más potente del candidato es su CV de médico y su carta de presentación. Esta clase de recurso puede ser presentado en una institución o en las agencias de colocación, tanto públicas como privadas, diligencias que generalmente, el candidato realiza de forma personal. De este modo, el facultativo podrá entablar contactos personales y realizar su candidatura de forma presencial, lo cual en muchos casos es efectivo, porque incluso en ciertas empresas, es posible acceder a una entrevista personal inmediata, lo que agiliza el proceso de búsqueda de trabajo. La búsqueda laboral offline aún puede ser efectiva, pese a que muchos crean que no lo es.  El caso es que por sí sola no puede considerarse como una opción ventajosa a considerar, lo que nos lleva a pensar en nuevas estrategias. Búsqueda de trabajo 2.0 En la búsqueda de empleo 2.0 el medio en el que se mueve el candidato es el de Internet, accediendo a herramientas tales como el correo electrónico, los portales de empleo, las redes sociales y blogs. En este caso, el curriculum y carta de presentación siguen siendo armas potentes, pero también lo son los contenidos creados por el candidato en cada espacio online en el que tenga lugar, además de la propia reputación que este profesional vaya consolidando en su experiencia 2.0. Aquí se amplía el número de ofertas y oportunidades de empleo, se expande el ámbito geográfico de influencia, dado que el candidato ya no tiene que limitarse a la zona cercana a la que vive. De igual modo, se crean conexiones de valor, marca personal y se consolida una presencia online que si es utilizada de la manera adecuada, puede brindar más y mejores alternativas de empleo que aquellas que ofrece el medio offline. La combinación de las técnicas offline y 2.0 en la búsqueda de empleo, es la clave para consolidar la búsqueda laboral en torno a objetivos concretos y efectivos.

El síndrome del teléfono que no suena

Ya sabes cómo es, suena el despertador, lo apagas e intentas seguir durmiendo, el proceso se repite tantas veces como alarmas hayas programado, hasta que en un momento sientes que ya ha sido suficiente, es tiempo de salir de la cama. Quién sabe cuántas ofertas de empleo esperen por ti en el periódico, o mejor aún, cuantas estarán en los portales laborales de Internet, aguardando por ti y por tu curriculum. Juntas fuerzas y te levantas, vas a lavarte la cara e incluso te das un baño para despertarte de una buena vez. Ya estás listo, estás preparado para hacer lo que haces todos los días desde que recibiste esa noticia fatídica que te dejó desempleado: empiezas a buscar. La compra del diario se ha transformado en algo obsoleto, por lo que prefieres optar por herramientas más novedosas como los portales de empleo, las redes sociales, Linkedin o incluso Facebook y Twitter, donde quizás alguno de tus contactos te alegre el día compartiendo una oferta de trabajo ideal para ti, o al menos, una oferta de trabajo en la que puedas participar y probar suerte. Ah, sí, olvidaba mencionarlo, con el paso del tiempo y la situación como está, has comenzado a creer en la suerte, piensas que hay quienes tienen de su lado la buena fortuna y por ello, reciben propuestas laborales, pero en el fondo ¿realmente lo crees? Y ahí estás tú, postulándote en cuanta oferta encuentras, incluso, en aquellas que te llevarían a trabajar en el extranjero, siempre has tenido un costado aventurero que te gustaría sacar a relucir, quizás trabajar en un lugar lejano a casa te ayudaría a mostrarlo. Con el paso de las horas, sientes que nuevamente nacen en ti esos síntomas que suelen agobiarte, molestia, impaciencia, ira, desilusión y finalmente resignación, el síndrome del teléfono que no suena ha atacado nuevamente, creíste que este día sería diferente, pero no fue así, en realidad, fue igual al de ayer y sientes que será igual  al de mañana. ¿Qué es lo que estás haciendo mal? ¿Qué es lo que puedes hacer para remediarlo? Estas preguntas te persiguen durante todo el día, hasta que llega el momento de volver a la cama y entonces sí, vuelves a pensar que no importa, mañana será otro día y quién sabe con qué te puedas encontrar.

Mantente motivado en la búsqueda de empleo

Cuando una persona se encuentra desempleada, suele caer en dos vicios bastante nocivos para su crecimiento profesional, uno de ellos está vinculado a la negatividad, entendible por cierto al presentarse en cuanta oferta de empleo surja y no conseguir resultados satisfactorios. El otro vicio perjudicial para la salud laboral de este individuo es la desesperación, lo que llevará a esa persona a incurrir en errores tales como participar de convocatorias que nada tienen que ver con su actividad profesional  o, por ejemplo, aceptar propuestas notoriamente desfavorables para salir del mal común llamado “paro”. Lo que suele evidenciarse en ambos casos, es que este candidato ha perdido el norte, de algún modo, en lo que respecta a la búsqueda de empleo, y con ello, también ha perdido un factor que no puede faltar dentro de la búsqueda laboral: la motivación. ¿Qué es la motivación? “La motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta” (Wikipedia). También se habla de motivación como aquellos procesos individuales que estimulan el accionar del individuo, como si se tratase de una fuerza invisible, pero reconocible, que se encarga de dirigir y principalmente activar el comportamiento de la persona. La motivación es todo lo que necesitas al emprender tu búsqueda de empleo, debes verlo como un recurso vital para alcanzar los objetivos que te propongas y de esto último, se desprende un punto muy importante acerca de este tema: la motivación no sólo requiere de esfuerzo y persistencia, también necesita una dirección,  para ser encausada al sitio o, mejor dicho, al objetivo que corresponda. ¿Cómo mantenerme motivado en la búsqueda de empleo? Ya sea que busques trabajo de médico en hospitales privados o públicos, o que en realidad tu profesión sea distinta y nada tengas que ver con la sanidad, lo concreto es que para emprender la búsqueda de empleo en tiempos de crisis, necesitas mantenerte motivado desde el día cero. Existirán momento de flaqueza, pero no estás en condiciones de hacer de esto una práctica constante, por ello, debes aprender a cultivar tu motivación. Establece objetivos profesionales y laborales Como dijimos antes, tu motivación debe tener un rumbo, una dirección, para ello, fíjate objetivos concretos que te permitan mantenerte enfocado en una meta. No te dejes llevar por tus emociones   Comenzamos al anterior frase con un No, y en efecto, esta es la palabra que debes sacar de tu cabeza, puede que en ella resuene frases como: “no voy a poder”, “no tengo posibilidades”, “no está a mi alcance”, “no soy idóneo”, etc. Estas son las emociones que pueden dominar al desempleado, pues son nocivas y debes evitarlas, pero si las sientes, procura hacer de todas formas lo que debes hacer, que es básicamente, continuar con tu búsqueda, aunque te sientas desanimado y cansada, haz lo que debes hacer. Persevera La constancia forma parte de la motivación sin lugar a dudas, debes seguir intentándolo, son pocos los que en el primer intento consiguen un empleo, si te sucede, felicitaciones, bien por ti,…

Búsqueda de empleo en el extranjero: la importancia de la carta de recomendación

Buscar empleo en el extranjero es una tendencia que no para de crecer en España, lo notable del caso, es que antes, quienes hacían sus valijas y se marchaban en busca de oportunidades laborales en otras latitudes, eran trabajadores que claramente no contaban con posibilidades de inserción laboral a causa de su falta de formación o su falta de experiencia, o simplemente, eran aquellos que deseaban explorar el mundo con sus propios ojos y se aventuraban en el extranjero. Pero en la actualidad, vemos cada vez más titulados que emprenden viaje hacia otros países. Quienes se dedican a la medicina o pertenecen a alguna especialidad sanitaria, son parte del colectivo más involucrado en esta actividad y es a ellos a quienes hoy brindaremos una recomendación elemental a tener en cuenta: utilizar la carta de recomendación como un aval de sus aptitudes y experiencia. ¿Por qué es importante la carta de recomendación en la búsqueda de empleo? Ya sea que busques empleo en el extranjero o en la mismísima España, la carta de recomendación es de vital importancia, porque se trata de una muestra real y fidedigna de que lo que has expresado en tu CV y carta de presentación se condice con la realidad y con lo que en efecto, puedes brindar como trabajador. En la búsqueda de empleo en centros de salud, la carta de recomendación puede ser un valor agregado al compendio de tus habilidades, saberes y experiencias, porque se trata de un escrito realizado por otra persona que se encarga de destacar las mejores características que el profesional posee y por ello, esa recomendación puede constituirse como una gran garantía al momento de participar de ofertas de empleo de médico o enfermero. ¿Por qué es importante la carta de recomendación en la búsqueda de empleo en el extranjero? Podríamos resumir la respuesta a esta pregunta basándonos en un punto central. La carta de recomendación es importante, tanto si dices busco empleo de médico en hospitales privados, como si lo haces en el extranjero, pero quizás en este último caso, cobra mayor valor. Porque al presentarte a una de las tantas ofertas de empleo en clínicas u hospitales de otros países, los reclutadores tendrán que confiar en que lo que expresas en tu curriculum es verdadero, sin referencias claras que indiquen que en efecto, lo que dices es verdad, tus posibles empleadores podrían mostrarse inseguros acerca de si eres o no el profesional idóneo para el puesto ofrecido, por ello, con la carta de recomendación, aunque el reclutador no conozca la empresa en la que has trabajado anteriormente, tendrá mayores certezas acerca de tu desempeño.