Ana Mato ministra de sanidad Tag

Ana Mato apuesta por la gestión público-privada en sanidad

Desde aquí, en más de una ocasión hemos abogado por la defensa del sistema de salud público, pero también por el complemento de esta con la sanidad privada, porque muchas veces para salir de una crisis, es necesario trabajar en conjunto, aunque no se esté de acuerdo en un 100% con lo que plantean estas posturas. La crisis que atraviesa el sistema sanitario español requiere de medidas concretas. No sólo está en juego la calidad del servicio que se le brinda a la población, sino además, un centenar de personas que viven del trabajo en la sanidad, es decir, profesionales que se dedican a trabajar de médico, enfermero, auxiliares y demás. Todos ellos ven hoy que su empleo en hospitales públicos pende de  un hilo y con ello nadie puede ejercer su labor en paz. Toda esta situación repercute en cada sector de la sanidad pública en España, quizás para revertir entonces esta situación, o, al menos intentar dar con un alivio ante tanto estrés, la Ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Ana mato ha asegurado que recurrirá a la gestión público-privada para garantizar una sanidad  universal, gratuita y de calidad. Según la ministra, para revertir la situación crítica actual, es necesario buscar formulas de gestión, entre ellas combinar o complementar la sanidad privada con la pública. Mato aún no ha planteado medidas concretas a adoptar con respecto a este tema, pero sí ha enfatizado su intención de que sanidad privada y sanidad pública funcionen en equipo. Una de las declaraciones precisamente, que dejó deslizar la ministra, hizo referencia al hecho de que cuando una persona va a atenderse a un centro hospitalario, lo único que le interesa es que lo atienda el  mejor médico y que utilice los mejores métodos para curarlo, sin importarle si pertenece a la sanidad pública o a la privada. Esto podría plantear un nuevo paradigma para el Sistema Nacional de Salud, llevando algo de tranquilidad, al menos, a quienes hoy tienen empleo en hospitales y clínicas.

La promesa está hecha, ahora falta que cumpla

Porque sucede que ya hemos visto y escuchado muchas veces, como los consejeros del Gobierno español eran enviados a prometer, prometer lo imposible quizás o prometer soluciones para acallar las voces en contra, esta vez es  la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, quien es enviada al frente de batalla a realizar lo que mejor saben hacer estos funcionarios públicos: prometer. Por supuesto que su promesa estuvo relacionada a la sanidad pública y lo que exigen quienes se dedican a trabajar en hospitales del sector. Desde su jura como ministra de la cartera de salud, Mato se ha empeñado en hacer promesas, sobre todo aquellas vinculadas a quienes se desempeñan en empleos de médicos o enfermeros en el sistema público, porque en cierta medida, es allí donde se encuentran los principales focos de tensión, en la clase trabajadora, que repudia los consecutivos recortes y que no dudará en recurrir a la huelga si es necesario. Para evitar esto precisamente, es que Ana Mato ha asegurado a médicos y enfermeros que no dudará en atender sus reclamos, ella dijo que prestaría especial atención a los reclamos del sector, priorizando las necesidades de quienes se dedican a trabajar en la sanidad pública de España. Estas palabras las pronunció en la reunión que la ministra mantuvo con el presidente de la Organización Colegial de Enfermería, Máximo González Jurado y el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín. También de esa reunión fue partícipe la presidenta del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Carmen Peña. Esta reunión se enmarca precisamente, en la ronda de encuentros que Mato ha programado con todos los agentes que pertenecen al sector sanitario. El objetivo que se persigue en tal sentido, está vinculado al hecho de alcanzar un acuerdo e intentar llevar calma, en un contexto de crisis e incertidumbre, a quienes poseen empleo en la sanidad pública.

Ana Mato asume como ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Aunque hoy se suponga que en España se vive un clima de total incertidumbre, lo cierto es que el ingreso de un nuevo gobierno al poder supone, al menos, un nuevo camino a seguir. Si antes no estaban encaminados hacía ningún sitio, quizás ahora sea momento del cambio y de encauzar la situación hacía un lugar común a todos, en donde todas los sectores de la sociedad, por lo menos, puedan salir del pozo en el que están. En el área de sanidad, la noticia del día viene de la mano de Ana Mato, ella es precisamente, la flamante nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, una de las carteras más importantes del Estado, ella será entonces la encargada de ayudar a encauzar el sistema de salud actual, de darle una solución al cumplimiento de la demanda en hospitales, a brindarle una mejora a la calidad de la salud pública y por supuesto, comenzar a gestionar y crear mayores fuentes de trabajo en sanidad. Todo esto tiene por delante Ana Mato, ¿podrá hacerle frente a tremendo desafío? Aunque en su primer discurso como ministra, esta mujer no dijo nada acerca de los cambios o ideas que tenía pensado implementar en el sistema de salud, si tuvo tiempo para afirmar que habrá reformas en sanidad, particularmente para implementar una mejora en los servicios básicos de los ciudadanos. Una de las principales declaraciones que podemos apreciar de la flamante ministra, hace referencia a la situación de trabajo en sanidad y otros sectores públicos, Mato afirmó que su objetivo es: “seguir caminando hacia la igualdad de oportunidades, especialmente en el empleo”. Así es que la incorporación de Ana Mato en el puesto máximo de la cartera de salud, supone un nuevo paradigma en el área y nuevos interrogantes ¿podrá esta mujer con lo que se viene? ¿Podrá ser ella capaz de generar cambios sustanciales en la crisis que vive el sector hoy en día? Y principalmente ¿será capaz la nueva ministra de generar esperanzas en aquellos que hoy desean trabajar en sanidad?