Convirtiéndote en docente particular: tarifas

Cuando se trata de comenzar a trabajar de manera autónoma o independiente, son muchas las dudas que nos invaden, principalmente, porque es la incertidumbre de nuestro futuro profesional y laboral lo que nos agobia. En España, la situación económica, social y política ha hecho que muchos trabajadores quedaran en la calle, lo que causó el aumento de personas en paro y la creciente inestabilidad laboral que hoy ha dejado saldos lamentables, como la partida de cientos de españoles a otras partes del mundo intentado hallar un futuro mejor.

Quienes se dedican a trabajar de profesor en el país, fueron parte de los colectivos más afectados por esta crisis, pero estos, por contrario que parezca, han encontrado, algunas salidas interesantes a contemplar: desde la enseñanza particular, hasta las cooperativas de trabajo o incluso la metodología e-learning.

Al enfocarnos en el empleo de profesor de manera independiente, una de las apuestas más comunes son las clases particulares, ofrecernos como docentes que brindan enseñanza particular de acuerdo a las necesidades de los alumnos. Claro, hay quienes dirán que la oferta en tal sentido es mucha y que las posibilidades de conseguir rentabilidad verdadera con este trabajo podrían ser ínfimas, pero desde aquí creemos que si verdaderamente eres especialista en el tema y te dedicas enteramente a la tarea de enseñar, aportando valor a tus alumnos y empleando los recursos más novedosos para conseguir que estos alcancen la situación académica que deseen alcanzar, entonces, tus posibilidades de rentabilidad aumentarán ¿qué dices, te convertirás en un docente particular?

Una de las mayores inquietudes de aquellos que tienen pensado dedicarse a la enseñanza particular, están vinculadas a las tarifas, ¿cuánto debería cobrar un profesional que se dedique a trabajar en la enseñanza particular?

Pues tendrás que enfocarte en tres aspectos clave:

  • Especialidad a enseñar: este es un punto crucial porque para el docente, aquellas materias que sean más específicas o requieran de un tiempo mayor de preparación, suelen cobrarse más, un ejemplo de ello son materias como matemáticas, física o química, todas las especialidades de informática, estas requieren de mayor técnica y conocimiento profundo de parte del docente y también pueden ser más complejas de enseñar.
  • Lugar de enseñanza: nunca se le otorgará el mismo precio a una clase que se lleve a cabo en el propio espacio del docente o que por el contrario, se realice en el domicilio del alumno, en ese caso, el profesor tendrá que tener en cuenta el valor del desplazamiento en la tarifa a cobrar.
  • Experiencia docente: ¿es lo mismo un docente que recién está dando sus primeros pasos en el mundo de la enseñanza  a otro que ya cuenta con sobrada experiencia frente a una clase? Claro que no, la experiencia es incluso valorada en las pruebas selectivas de una convocatoria de empleo público docente, entonces en el caso de ofrecer clases particulares, este detalle también debe ser valorado y en base a ello, cobrar la tarifa correspondiente.
Salir de la versión móvil