Los números de la crisis sanitaria en España

De cuando en cuando somos testigos de noticias como estas, que nos ponen en números aquello que se palpa en la calle. El aumento del desempleo es uno de los problemas más graves en la España de nuestros días, sin embargo, es una realidad difícil de sostener, pero también, difícil de resolver, teniendo en cuenta la postura actual del Gobierno central, en la que pareciera ser que el recorte es la materia prima necesaria para mantener el país en marcha.

“Los números de la crisis sanitaria en España” es como hemos llamado a este artículo y precisamente, lo que conocimos fue una de las tantas cifras relacionadas a los profesionales que se dedican a trabajar en sanidad y hoy no cuentan con un empleo, en total, más de 4.000 médicos y más de 23.000 profesionales de enfermería.

Lo que se dio a conocer por parte de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), fue el número que manejan desde la Oficina de Empleo, una cifra que nos habla concretamente de 4.047 médicos y 23.873 personas pertenecientes al sector de enfermería que hoy están en la búsqueda de trabajo en centros de salud de España.

Esta situación lleva a dicho sindicato a plantear nuevas jornadas de protesta, específicamente para los días 26 y 27 de noviembre y 4 y 5 de diciembre, sin embargo, lo que se exige con mayor urgencia es una reunión con Ana Mato, la ministra de la cartera sanitaria, precisamente, para negociar posibles caminos de salida a esta crisis que atraviesa el sector.

Debemos decir que el hecho de que haya 4.047 personas que deberían tener empleo de médico y hoy no lo tienen, y unos  23.873 profesionales de enfermería que también están en la calle, representa una pérdida de dinero notable para el gobierno, teniendo en cuenta que en un profesional dedicado a la medicina el Estado gasta unos 200.000 euros, mientras que en quienes se dedican a trabajar en hospitales en el área de enfermería, la cifra gastada por el Estado sería de 140.000 euros. Esto demuestra que la inversión realizada no tiene destino, puesto que estas personas hoy no cuentan con un espacio de trabajo en donde devolver a la comunidad y aportar aquello que han aprendido.

Además de ello, quienes han decidido trabajar en sanidad como forma de ganarse la vida, no cuentan con más caminos de salida laboral que aquellos relacionados al área de la salud,  lo que termina acotando sus posibilidades de empleo.

Salir de la versión móvil