Si eres sanitario español y emigras al extranjero, esto es lo que debes tener en cuenta

Si eres sanitario español y emigras al extranjero, esto es lo que debes tener en cuenta

Si eres sanitario español y emigras al extranjero, esto es lo que debes tener en cuenta

La panacea no existe

Irse a trabajar fuera de su país de origen para muchos parece un hecho imposible, es que hay quienes creen en esto del “nací aquí y aquí me quedo”, pero hay otras personas que no ven con malos ojos la idea de probar suerte en el extranjero como alternativa de empleo y también de crecimiento profesional y personal.

Conocemos por otra parte, la situación de millones de españoles, en paro o que se encuentran ante pocas posibilidades de empleo y esas pocas no son realmente lo que esperaban cuando iniciaron su proceso de formación.

Este es el caso de aquellos que se dedican a trabajar en sanidad, quienes desean acceder a un empleo de médico o enfermero y ven como esta posibilidad se les escapa de las manos en la tierra en que nacieron.

No es casual que una de las tasas más altas de emigración se deposite en el colectivo sanitario. De hecho, desde aquí hemos dado cuenta de esta tendencia en más de una oportunidad.

Pero lo cierto es que aunque se posicione a Alemania, Inglaterra, Francia, Suecia, Noruega y otras regiones de Europa como el lugar soñado, donde trabajar en las condiciones deseadas, obtener el gran salario de sus vidas y tener un empleo al que se va a diario con una sonrisa en el rostro, tal panacea no existe, y ya sea que te vayas a China o a cualquiera de los países antes mencionados, el trabajo será igual de arduo y la adaptación será clave. Para ello, claro está, debes esforzarte mucho.

Ahora sí, pregúntate a ti mismo ¿estás dispuesto a atravesar por todo ello?

Adaptación es la clave para la calidad de vida que esperas en el extranjero

Como dijimos antes, no hay soluciones milagrosas ni tampoco países en los que todo extranjero encuentra empleo fácilmente, sin dificultad aparente. Como sanitario español, en otros estados te encontrarás frente a otro gran desafío, además del principal que es encontrar trabajo en sanidad, se trata de adaptarte a las costumbres, formas de vidas, idiosincrasia e idioma de tu nuevo hogar.

Debes darle tiempo a esta cuestión, porque en principio llegarás cargado de tu naturaleza española y puede que entres en conflicto con mucho de ti y mucho de tu nuevo entorno, pero el tiempo ayudará a acomodar las cosas, siempre y cuando tengas la constancia y predisposición para adaptarte a tu nuevo escenario.

La clave es no caer en la desesperación. Extrañarás personas, objetos, lugares, costumbres y estilos de vida, pero tu nueva realidad te forzará, por así decirlo, a apostar a la integración con el entorno.

Tómalo como una oportunidad de aprendizaje

Como información final, se dice que el ser humano debe aprender a mirar el vaso medio lleno, en lugar de medio vacío, todo sería una cuestión de perspectiva y si es así, puede que la travesía que inicies en el extranjero debas contemplarla de ese modo, no como algo absoluto, sino como una instancia más en tu camino profesional y personal.

En ese contexto, trabajar en sanidad en el extranjero puede ser para ti una oportunidad de aprendizaje y crecimiento en todos los aspectos de tu vida. El personal porque como individuo deberás adaptarte a nuevos entornos, superar miedos e identificar fortalezas propias para salir adelante. Mientras que en el plano profesional, seguramente la experiencia adquirida en un sistema sanitario diferente será muy valiosa de cara al futuro.

Visto de este modo, el hecho de viajar al extranjero por trabajo puede ser mucho más positivo que negativo y por ello, vale la pena correr el riesgo.

1 Comentario

  • luisa fernanda Peña Paez dice:

    buenos días yo soy medico especialista en salud ocupacional y medicina familiar, me gustaría saber que tan fácil es conseguir empleo en Europa siendo yo Colombiana

Publicar un comentario