Preocupa el tema de las sustituciones en la sanidad de Cantabria

Preocupa el tema de las sustituciones en la sanidad de Cantabria

Preocupa el tema de las sustituciones en la sanidad de Cantabria

Y claro, los trabajadores en España tiene preocupaciones derivabas de las incertidumbre que se vive en el país en lo que concierne a la actualidad laboral de todos. Las oportunidades de adquirir un nuevo trabajo son prácticamente escasas, principalmente, en la administración pública, de la que depende, en mayor medida, la generación de empleo en sanidad o enseñanza, como dos sectores elementales dentro del Estado.

El caso de esta noticia es Cantabria y la preocupación de los sanitarios frente a las sustituciones, las cuales suelen brillar por su ausencia, es pensando ahora en el verano que ya se acerca, que quienes se dedican a trabajar de médico en la región, intentan por todos los medios, incitar a las autoridades a que cumplan con las sustituciones como corresponde.

Lo que se pretende lograr desde el colectivo médico en Cantabria, es evitar el colapso que por ejemplo, se evidenció en el periodo estival pasado. En aquel entonces, quienes tenían empleo en la sanidad tuvieron que hacerse cargo de tareas que correspondían a otros, precisamente, porque no se planificó una correcta asignación de recursos y no hubo un esfuerzo depositado en la previsión de la demanda que suele aumentar en los meses de verano en los centros de salud de la comunidad.

Como consecuencia de ello, los facultativos experimentan una sobrecarga de trabajo, mermando de esta forma su eficiencia, por el propio desgaste físico y mental que sufren los profesionales, al tiempo que se deteriora la calidad de servicio recibida por el paciente.

Los sanitarios que hoy tienen empleo en centros de salud de Cantabria, aseguran que el tema de las sustituciones de los médicos es preocupante, teniendo en cuenta que en los últimos tiempos ha crecido la tendencia de la autocobertura, lo que obliga a los facultativos a atender a sus pacientes y a los de sus compañeros que están ausentes, esto no hace más que producir la evidente sobrecarga de trabajo para el médico, llegando incluso a la instancia de alcanzar cifras cercanas a los 80 pacientes por médico en una sola jornada.

La otra cara de la moneda se evidencia en el colectivo de médicos sustitutos, puesto que prácticamente la mitad de este grupo actualmente no puede afrontar ningún tipo de compromiso económico por la falta de trabajo. El saldo entonces es: unos pocos médicos trabajando sobrecargados, frente a cientos de profesionales que no pueden acceder a un empleo, sí, evidentemente la situación es preocupante.

No hay comentarios

Publicar un comentario