Ofrecer servicios de salud a domicilio ¿una idea rentable?

Ofrecer servicios de salud a domicilio ¿una idea rentable?

Ofrecer servicios de salud a domicilio

Cuando se trata de buscar alternativas de empleo en sanidad en tiempos de crisis, solemos pensar que las soluciones están afuera, es decir, en otros países, en el extranjero, pero quizás contemplando las necesidades del mercado local, pudiendo aportar nuestra experiencia y formación en el lugar en el que vivimos, apostando a un trabajo independiente, estaríamos encontrando una salida laboral prácticamente inmediata, con mínima inversión y por sobre todas las cosas, útil.

A lo que nos estamos refiriendo es a la posibilidad de ofrecer servicios de salud a domicilio. La propuesta suele ser valorada principalmente por personal de enfermería, enfocándose en grupos generacionales como los adultos mayores o en personas dependientes.

¿Existe posibilidad de encontrar rentabilidad en los servicios de salud a domicilio?

Una de las principales características del hecho de ofrecer servicios de salud a domicilio, es la alternativa de iniciar esta modalidad de trabajo en sanidad sin tener que invertir grandes sumas de dinero en la actividad. Para ofrecer esta clase de prestación, sólo tendrás que contar con la titulación de enfermería y el permiso o habilitación para poder brindar servicios en el domicilio de los pacientes. No tendrás que preocuparte por una oficina y los gastos que esta clase de espacios implican, dado que serás tú quien se dirija al paciente y no éste a ti. Por ello, podríamos decir que al iniciar con un emprendimiento de estas características, las posibilidades de obtener rentabilidad son buenas. Sin embargo, esto quedará supeditado al número de personas que contraten tus servicios y la forma en la que distribuyas el trabajo.

Servicios de salud a domicilio ¿comenzar en sociedad?

Es bastante común iniciar con la prestación de servicios de salud a domicilio, en sociedad con otros profesionales. Claro, aunando fuerzas, si se quiere, se podrían conseguir más pacientes a los cuales prestar servicio y con ello, las posibilidades de rentabilidad aumentarían. ¿Pero es realmente efectiva esta estrategia? En líneas generales, la experiencia ha demostrado que la mayoría de personas que se dedican a trabajar en sanidad de esta manera, inician  su proyecto en soledad, y si este crece en cuanto a demanda por parte de los pacientes, se refuerza la prestación con otros colaboradores.

Tú ¿qué crees? Si tuvieras que iniciar con un emprendimiento de servicio de salud a domicilio, ¿lo harías sola o acompañada?

16 Comentarios

Publicar un comentario