Mitos y verdades sobre el empleo en Alemania

Mitos y verdades sobre el empleo en Alemania

Mitos y verdades sobre el empleo en Alemania

Desde hace tiempo se hace referencia a Alemania como el paraíso del empleo de enfermera en hospitales o incluso de médicos también, pero lo concreto es que adaptarse a la forma de vida, al idioma y la cultura de este país, no es del todo sencillo, y muchos de los españoles que se han animado a probar suerte en suelo alemán, han retornado a sus hogares, sin perspectivas de volver a intentarlo, al menos no en ese mismo país ¿qué les podemos decir a quienes todavía no han armado sus valijas?

Principalmente, que si van a marcharse a probar suerte por su cuenta, sin esperar una oferta de empleo que los lleve a Alemania con un contrato firmado, la tarea puede ser más ardua de lo esperado, aunque no imposible.

Una cuestión de expectativas

Hay muchos españoles que han salido del país a intentar dar con una salida laboral en suelo alemán, algunos han regresado algo frustrados porque sus expectativas no han sido cubiertas ¿qué fue lo que salió mal? Precisamente, sus expectativas no eran las adecuadas. El hecho de que Alemania sea un estado consolidado en materia de empleo, no quiere decir que cualquiera puede ir allí a hacer dinero. Factores como la formación de los trabajadores y el conocimiento del idioma, son determinantes para dar con ofertas de empleo de enfermera o de médico, de la calidad deseada. Por ejemplo, en el sector de enfermería, los principales empleos que obtienen los españoles en Alemania, están vinculados a instituciones psiquiátricas o asilos de ancianos, porque en estos centros no es imprescindible el uso  avanzado del idioma y por ello, los enfermeros que llegan a este país con conocimientos mínimos en alemán, suelen conseguir esta clase de trabajo, que no siempre satisface sus expectativas, por lo que tarde o temprano, terminan regresando a casa.

Tus conocimientos influyen en tu salario

En Alemania, un extranjero que llega con título en mano, pero sin saber el idioma, tiene claras desventajas para poder conseguir un empleo cuyo salario supere sus expectativas. En líneas generales, los salarios en este país no son elevados, y si a eso le sumamos las restricciones que la lengua impone a quienes no saben hablarla, el salario baja aún más.

Estas son algunas de las cuestiones negativas que influyen en los españoles que se han vuelto luego de probar suerte en Alemania,  es una cuestión de expectativas, de conocimientos y básicamente, de desinformación sobre lo que en realidad es capaz de ofrecernos el país como oportunidad de crecimiento a futuro.

Antes de armar tus valijas, asegúrate de que conoces bien el lugar al que te diriges y todo lo que este puede brindarte.

4 Comentarios

  • Rosa Romanos dice:

    Estoy de acuerdo con lo que se publica en el artículo, antes de decidirse a ir a Alemania hay que aprender el idioma, al menos para poder defenderse, si no, terminas realizando los trabajos peor pagados. Pero también es cierto que si se tiene paciencia, ganas de aventura y algún apoyo de alguien conocido en el país, al menos para los primeros momentos, puede ser una experiencia interesante. No hay que pensar que con una titulación vas a llegar y te vas a «comer el mundo».Recordemos que pasaba con los emigrantes que han venido a España en tiempo de bonanza, algunos tenían titulación y hablaban nuestro idioma. A pesar de todas las dificultades creo que puede ser una experiencia enriquecedora, en el terreno personal al menos, aunque no lo sea tanto en el económico. Si se aguanta y se aprende el idioma, las oportunidades se multiplican respecto de las que se encuentran en España.

  • Rosa Romanos dice:

    Estoy de acuerdo con lo que se publica en el artículo, antes de decidirse a ir a Alemania hay que aprender el idioma, al menos para poder defenderse, si no, terminas realizando los trabajos peor pagados. Pero también es cierto que si se tiene paciencia, ganas de aventura y algún apoyo de alguien conocido en el país, al menos para los primeros momentos, puede ser una experiencia interesante. No hay que pensar que con una titulación vas a llegar y te vas a «comer el mundo».Recordemos que pasaba con los emigrantes que han venido a España en tiempo de bonanza, algunos tenían titulación y hablaban nuestro idioma. A pesar de todas las dificultades creo que puede ser una experiencia enriquecedora, en el terreno personal al menos, aunque no lo sea tanto en el económico. Si se aguanta y se aprende el idioma, las oportunidades se multiplican respecto de las que se encuentran en España.

  • Rosa Romanos dice:

    Estoy de acuerdo con lo que se publica en el artículo, antes de decidirse a ir a Alemania hay que aprender el idioma, al menos para poder defenderse, si no, terminas realizando los trabajos peor pagados. Pero también es cierto que si se tiene paciencia, ganas de aventura y algún apoyo de alguien conocido en el país, al menos para los primeros momentos, puede ser una experiencia interesante. No hay que pensar que con una titulación vas a llegar y te vas a «comer el mundo».Recordemos que pasaba con los emigrantes que han venido a España en tiempo de bonanza, algunos tenían titulación y hablaban nuestro idioma. A pesar de todas las dificultades creo que puede ser una experiencia enriquecedora, en el terreno personal al menos, aunque no lo sea tanto en el económico. Si se aguanta y se aprende el idioma, las oportunidades se multiplican respecto de las que se encuentran en España.

  • Rosa Romanos dice:

    Estoy de acuerdo con lo que se publica en el artículo, antes de decidirse a ir a Alemania hay que aprender el idioma, al menos para poder defenderse, si no, terminas realizando los trabajos peor pagados. Pero también es cierto que si se tiene paciencia, ganas de aventura y algún apoyo de alguien conocido en el país, al menos para los primeros momentos, puede ser una experiencia interesante. No hay que pensar que con una titulación vas a llegar y te vas a «comer el mundo».Recordemos que pasaba con los emigrantes que han venido a España en tiempo de bonanza, algunos tenían titulación y hablaban nuestro idioma. A pesar de todas las dificultades creo que puede ser una experiencia enriquecedora, en el terreno personal al menos, aunque no lo sea tanto en el económico. Si se aguanta y se aprende el idioma, las oportunidades se multiplican respecto de las que se encuentran en España.

Publicar un comentario