Mantente motivado en la búsqueda de empleo

Mantente motivado en la búsqueda de empleo

Mantente motivado en la búsqueda de empleo

Cuando una persona se encuentra desempleada, suele caer en dos vicios bastante nocivos para su crecimiento profesional, uno de ellos está vinculado a la negatividad, entendible por cierto al presentarse en cuanta oferta de empleo surja y no conseguir resultados satisfactorios. El otro vicio perjudicial para la salud laboral de este individuo es la desesperación, lo que llevará a esa persona a incurrir en errores tales como participar de convocatorias que nada tienen que ver con su actividad profesional  o, por ejemplo, aceptar propuestas notoriamente desfavorables para salir del mal común llamado “paro”.

Lo que suele evidenciarse en ambos casos, es que este candidato ha perdido el norte, de algún modo, en lo que respecta a la búsqueda de empleo, y con ello, también ha perdido un factor que no puede faltar dentro de la búsqueda laboral: la motivación.

¿Qué es la motivación?

“La motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta” (Wikipedia). También se habla de motivación como aquellos procesos individuales que estimulan el accionar del individuo, como si se tratase de una fuerza invisible, pero reconocible, que se encarga de dirigir y principalmente activar el comportamiento de la persona.

La motivación es todo lo que necesitas al emprender tu búsqueda de empleo, debes verlo como un recurso vital para alcanzar los objetivos que te propongas y de esto último, se desprende un punto muy importante acerca de este tema: la motivación no sólo requiere de esfuerzo y persistencia, también necesita una dirección,  para ser encausada al sitio o, mejor dicho, al objetivo que corresponda.

¿Cómo mantenerme motivado en la búsqueda de empleo?

Ya sea que busques trabajo de médico en hospitales privados o públicos, o que en realidad tu profesión sea distinta y nada tengas que ver con la sanidad, lo concreto es que para emprender la búsqueda de empleo en tiempos de crisis, necesitas mantenerte motivado desde el día cero. Existirán momento de flaqueza, pero no estás en condiciones de hacer de esto una práctica constante, por ello, debes aprender a cultivar tu motivación.

Establece objetivos profesionales y laborales

Como dijimos antes, tu motivación debe tener un rumbo, una dirección, para ello, fíjate objetivos concretos que te permitan mantenerte enfocado en una meta.

No te dejes llevar por tus emociones  

Comenzamos al anterior frase con un No, y en efecto, esta es la palabra que debes sacar de tu cabeza, puede que en ella resuene frases como: “no voy a poder”, “no tengo posibilidades”, “no está a mi alcance”, “no soy idóneo”, etc. Estas son las emociones que pueden dominar al desempleado, pues son nocivas y debes evitarlas, pero si las sientes, procura hacer de todas formas lo que debes hacer, que es básicamente, continuar con tu búsqueda, aunque te sientas desanimado y cansada, haz lo que debes hacer.

Persevera

La constancia forma parte de la motivación sin lugar a dudas, debes seguir intentándolo, son pocos los que en el primer intento consiguen un empleo, si te sucede, felicitaciones, bien por ti, pero si no es ese tu caso, no debes bajar los brazos, otros lo seguirán intentando, ¿por qué serás tú quien deje de hacerlo?

Fórmate

A modo de recomendación final, creemos que la formación del profesional que busca empleo es muy importante, no sólo para ampliar tus conocimientos profesionales, sino también para mantener una rutina activa. Recuerda, desempleado o parado no quiere decir desocupado.

No hay comentarios

Publicar un comentario