Las batas blancas invaden las calles de España

Las batas blancas invaden las calles de España

Esta es una realidad innegable a estas alturas, la actual crisis española ha dejado consecuencias negativas que ya nadie desconoce, entre ellas, las huelgas y protestas se han generalizado y ya es común que las principales ciudades del país cuenten con una manifestación en algún momento de la semana.

Y son quienes tienen empleo en la sanidad española los que han copado las calles, por eso, decimos que las batas blancas invaden las calles de España, porque es incesante el número de huelgas protagonizadas por los sanitarios de distintas regiones que coinciden en un mismo sufrimiento: recortes y más recortes.

Aquellos que se desempeñan en un trabajo de médico, más que nunca apelan a la protesta como método para demostrar su disconformidad con las actuales medidas que los gobiernos autonómicos y central están adoptando, con el objetivo de suscribir a la tendencia del ahorro, ahorro que en realidad, todos lo interpretan como ajuste o recorte y que, en efecto, funciona de esta manera.

Desde los ajustes de personal que acarrean despidos masivos, hasta el cierre de hospitales, la privatización de centros de salud  o el copago sanitario, entre otros aspectos, todo ello es repudiado por el colectivo sanitario que sale a las calles en busca de una solución.

Claro que muchos creen que el poder de la huelga ya no es tal, sin embargo, la protesta es un mecanismo válido en los tiempos que corren, muchas veces estas son organizadas por los sindicatos del sector, en este caso, sanitario, pero en otras ocasiones, son los propios profesionales quienes por motus propio elevan su voz para exigir lo que creen justo: desde mayores oportunidades de empleo en sanidad, hasta una mejor calidad laboral para poder de esta forma, brindar una mejor calidad de atención.

Si entendemos a la huelga como lo que es, es decir, un mecanismo de lucha para la clase trabajadora, no es casual que en un momento en el que los trabajadores están siendo tan duramente castigados por los gobernantes, escojan las calles y la protesta como método de defensa.

No hay comentarios

Publicar un comentario