Los sanitarios madrileños en pie de guerra

Los sanitarios madrileños en pie de guerra

A poco de que finalice este año 2012, cargado de incertidumbre y crisis, el sector sanitario madrileño atraviesa una difícil situación, en pleno enfrentamiento con la Consejería de Sanidad de Madrid, a causa de la nueva reforma sanitaria que se propuso desde el gobierno regional. Decimos que quienes se dedican a trabajar en centros de salud de la comunidad están en pie de guerra porque han comenzado una serie de jornadas de protesta, que podrían ser indefinidas, hasta tanto no se arribe a una solución o, en su defecto, a una negociación que satisfaga a todos. Sin ánimos de ser pesimistas, vemos esto como una utopía, un tanto difícil de cumplir.

La reforma impulsada desde el gobierno regional madrileño, implicaría una considerable pérdida de puestos de empleo en la sanidad pública, lo que sumado a los recortes que a lo largo de todo el año se han evidenciado  en el sector, generaría una crisis laboral notable en el sector, agregando más profesionales al actual grupo de desempleados sanitarios.

Concretamente, desde los sindicatos, se cree que se podrían perder unos 8.000 puestos de trabajo en sanidad, lo que repercutiría gravemente en el sector sanitario de Madrid y representa un hecho que los trabajadores no van a permitir. Por ello las medidas de protesta adoptadas hasta el momento y de cara al futuro.

Movilizaciones continuas es lo que se pretende establecer en Madrid, como contraofensiva a los recortes y el planteo de una nueva reforma sanitaria en la región. Además de las huelgas programadas para esta semana, los días 19 y 20 de diciembre ya se han fijado dos nuevas jornadas de protesta, aunque también está la posibilidad de que la huelga sea indefinida.

De todas formas, uno de los principales reclamos y objetivos de parte de sindicatos del sector es poder juntar firmas para que se produzca la reprobación del gobierno regional y del consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty. Sin dudas los sanitarios en Madrid están en pie de guerra.

No hay comentarios

Publicar un comentario