Érase una vez una sanidad española próspera ¿Se puede volver a ello?

Érase una vez una sanidad española próspera ¿Se puede volver a ello?

Pareciera ser que el destino de la sanidad española está signado por la crisis, sin embargo, lo que hoy hemos venido a preguntarnos y a intentar responder es ¿cómo se podría volver a ello? Y si no es este el caso, entonces ¿cómo no sumar más victimas en esta proeza?

Porque las diferentes medidas encaradas desde el Gobierno central y desde cada autonomía, no han hecho más que agravar el panorama. Concretamente, en el área de sanidad, se ha procedido a la destrucción del empleo en centros de salud, casi de manera asistemática. También nos ha tocado ver como el ciudadano común ha sido afectado con la calidad en descenso en la prestación del servicio y con el temor latente de que el anhelo de la sanidad pública, gratuita y universal deje de ser posible. Volvemos a preguntarnos entonces ¿se puede volver a la sanidad próspera de aquellos años felices?

Cualquier pueblo, estado o nación que haya atravesado por una crisis aguda, apela a rememorar las épocas felices, esto de que “todo tiempo pasado fue mejor”, aunque en realidad, eso sucediera desde una perspectiva superficial, dado que siempre existieron dificultades y retos, pero lo de la actualidad es una crisis sin precedentes.

Lo que observamos es que sectores públicos como la educación y la sanidad representan áreas totalmente afectadas,  y su mal funcionamiento sólo empeora aún más las cosas. Parte de ello se denota en la falta de oportunidades laborales para los profesionales del sector, como quienes desean acceder a un puesto de trabajo de médico en España y al no poder hacerlo deben buscar un futuro en otras latitudes.

Esbozar una solución prometedora en tiempos de crisis es jugar a ser clarividente y aquí no hay nadie que lo sea, al menos esta humilde servidora no lo es, sin embargo, si existe algo muy claro en este panorama desalentador para la sanidad pública en España, es que tanto profesionales que se dedican a trabajar en hospitales del Estado, como aquellos que no tienen empleo aún e incluso los ciudadanos, defienden el sistema en el que creen, un derecho adquirido después de mucho sacrificio y al que no renunciarán tan fácilmente, porque una crisis no puede arrebatarles la ilusión de acceder a un servicio público, gratuito y universal como es la sanidad.

Si buscamos soluciones a la crisis española, a la falta de empleo, al deterioro de la sanidad pública, quizás todos los caminos nos conduzcan a la unión ¿existe un mejor objetivo que ese?

No hay comentarios

Publicar un comentario