Descontento tras la falta de negociación sobre el cierre vespertino de los centros de salud cántabros

Descontento tras la falta de negociación sobre el cierre vespertino de los centros de salud cántabros

Esto en realidad es algo que de algún modo se veía venir, porque una medida como la de proceder al cierre de los centros de salud de toda una comunidad, en una franja horaria determinada, implica de algún modo, no sólo afectar a los ciudadanos a los que se provee el servicio sanitario, sino también, a aquellos que se dedican a trabajar en hospitales de esa región.

Lo que sucedió en este caso, es que se denota el crecimiento del descontento de quienes tienen empleo en sanidad en Cantabria, a causa de una medida que iba a ser temporal y parece que quedará permanente, es decir, por el cierre de centros de salud en el horario vespertino.

Lo que comenzó siendo una simple medida a adoptarse en los meses de verano en Cantabria, se está tornando de carácter permanente y eso es algo que los que hoy pueden trabajar en sanidad en dicha comunidad, no ven con buenos ojos, teniendo en cuenta las consecuencias negativas que ello implica.

A través de CC.OO, sindicato que se ha encargado de defender la postura contraria a la medida, se acusó al Servicio Cántabro de Salud, de estar postergando, de manera intencional, la respectiva negociación con los principales sindicatos sanitarios para tratar el tema, además de asegurar que se está produciendo un engaño a los trabajadores y a los ciudadanos «al convertir en definitiva una medida que cuando se puso en marcha este verano se presentó como de prueba y provisional».

El cierre de los centros de salud en Cantabria en el horario vespertino, precisamente a partir de las 17 horas, siempre fue una medida que no contó con el visto bueno de quienes se dedican a trabajar en sanidad en la región, sin embargo, como medida de prueba fue aceptada, aunque obligadamente, lo cierto es que se esperaba que tras finalizar el verano se acordara un nuevo horario de atención, pero esto no fue así.

Y la consecuencia más lamentable para los sindicatos y trabajadores, es la consecutiva pérdida de empleo que se produce en el sector, ya no sólo de personal eventual, sino que también, de dilatarse esta medida, quienes corren peligro de quedar en la calle son aquellos que cubren plazas estructurales, las cuales podrían llegar a desaparecer.

No hay comentarios

Publicar un comentario