¿Cómo mantener la calma en una entrevista laboral cuando tu entrevistador es un idiota?

trabajar en empresas

Definición de entrevistador idiota

Buscas una oportunidad de empleo en empresas y has dado con una, finalmente la tienes frente a tus ojos y no quieres que se te escape. La posición te interesa, las condiciones de contratación que hasta el momento has conocido también y sólo te resta entrevistarte con el reclutador de cara a convencerlo de que eres el indicado para el puesto. Pero por supuesto, no sabes ante quién te enfrentarás, este podría ser un buen entrevistador o uno muy idiota ¿qué clase de características lo determina?

El entrevistador idiota se caracteriza por la falta de educación como primera regla. Cuando te hace una pregunta, mientras tú respondes, él te interrumpe, sin dejar que termines ninguna de tus respuestas por completo, básicamente, no te está escuchando activamente.

El entrevistador idiota suele hacer comentarios de mal gusto, que claramente te ponen en una situación incómoda, al punto tal que sientes que lo que estás viviendo es una pesadilla, ruegas que la entrevista termine cuanto antes, porque no sabes si seguirás aguantando mucho tiempo más.

El entrevistador idiota es aquel que ningunea a su entrevistado, lo hace sentir un número más dentro del proceso de selección, deja claras impresiones de que las capacidades del aspirante no están a altura de lo que la empresa busca y hasta puede llegar a hacerle sentir a su entrevistado que en realidad, ese encuentro es una pérdida total de tiempo para ambos.

El entrevistador idiota siembra dudas donde no las había, quita el entusiasmo del candidato, en tanto este tras el encuentro ya no siente tantos deseos de obtener el puesto.

El entrevistador idiota puede llegar a hacer comentarios subidos de tono, en los que aparece nuevamente la incomodidad y el deseo de salir corriendo de allí.

El entrevistador idiota es aquel que lejos de sacar información relevante del candidato con respecto a sus habilidades y destrezas para desempeñarse en el puesto, pierde el tiempo haciendo que el aspirante se sienta incómodo y sin deseos de obtener la vacante o de trabajar bajo el mando de esa persona.

¿Te has topado con alguien así?

Dale tiempo a tu entrevistador

El hecho de querer trabajar en empresas no te obliga aceptar cualquier empleo, ni trabajar bajo las órdenes de cualquier tipo de persona.

El mercado laboral, lamentablemente, está plagado de individuos que hacen lo posible porque el otro no se sienta a gusto con su propio trabajo.  Uno se topará varias veces con esta clase de ser humano horrible que no quiere hacer otra cosa más que complicarle la vida a los demás.

Pero eso no quiere decir que todos en la industria en la que quieres trabajar sean así o que cada entrevistador que te topes va a hacerte la vida imposible. Tampoco debemos confundir a un reclutador que te exige para que des lo mejor de ti en la entrevista, a otro que es un verdadero idiota.

Lo único que te permitirá saber frente a quien estás, es el tiempo. Claro que no tienes toda una eternidad para conocer a tu interlocutor, pues las entrevistas no son muy extensas y muchas veces, el tiempo es una traba. Pero la recomendación es que antes de apresurarte a sacar una conclusión sobre el entrevistador, le des tiempo, puesto que esa persona también tiene problemas y malos días, y puede ser que el encuentro no empiece como tú esperabas, pero luego vaya tomando forma y te sientas más a gusto con la persona que está frente a ti.

Dale tiempo a la entrevista y al entrevistador. Intenta no prejuzgar y tomarlo con calma.

Piensa en tu reputación pero no sacrifiques tu dignidad

Tu objetivo de conseguir trabajo en empresas está claro, ya sea porque el puesto es el que siempre soñaste o simplemente porque necesitas el empleo para pagar las cuentas. Siempre será necesario mantener un adecuado equilibrio entre cuidar tu reputación, sin sacrificar tu dignidad.

En principio, cuidar tu reputación implica que por más que tu entrevistador sea un verdadero idiota y que incluso este logre sacar lo peor de ti, tienes que mantener la calma y la cordura, dado que nunca sabes la influencia que este sujeto puede tener en la industria en la que te desempeñas y no vaya a ser que ese individuo termine cerrándote muchas más puertas a raíz de una discusión elevada de tono.

Procura mantenerte enfocado, estás ahí para hablar de trabajo y para mostrarte como un profesional, si ese es tu objetivo, terminar peleando con tu interlocutor no debería estar entre tus opciones.

Ahora bien, aunque es necesario siempre cuidar tu reputación, tampoco puedes dejar que pisoteen tu dignidad. Porque si tu interlocutor te ataca personalmente, se entromete en tu vida privada haciendo preguntas íntimas que nada tienen que ver con el puesto de trabajo al que estás aplicando o invade tu espacio personal, es tiempo de levantarte de la silla, decir educadamente “disculpe, pero no quiero continuar con la entrevista” y finalmente, marcharte de allí, definitivamente, ese era un idiota peligroso con el que no deberías tener ningún tipo de trato.

Siempre trata de mantener la calma, el nivel de voz normal y la compostura que ese sujeto no ha tenido.

Esperamos que esta mini-guía te sea de utilidad en tu futura entrevista.

Articulos Relacionados

Motivos para utilizar
1
RÁPIDO
Simplemente llenas un formulario y nos envías tu cv .
2
ECONÓMICO
Tanto si el envío es por correo electrónico como por c. postal.
3
EFECTIVO
Nos lo confirman las felicitaciones que recibimos.
4
GARANTIZADO
Que recibirán tu CV todas las entidades que has seleccionado
5
DESCUENTOS
- 25% en la 2ª contrat. - 50% en la 3ª contrat. - Gratis la 4ª contrat.
Trabajar en los colegios privados y concertados, hospitales, principales empresas privadas en España
WordPress Video Lightbox Plugin